RotiBlog Fics: Dramadolgia, la Última Batalla – Cap. 14

¡OMG!

¿Ya se enteraron?
A pesar de todos mis intentos por demostrar lo contrario, parece que SI VA A HABER QUINTA TEMPORADA.
Y, ehm, el primer personaje confirmado para el elenco será Duncan.  
Entraré en detalles cuando el fan fiction con el que Arturo Hernández mantuvo vivo al blog por segundo año consecutivo llegue  su fin.
Gracias por tanto, Séptimo Hijo. Dejo el post en tus manos.  
/////////////////////////////////////////////////////////////////////

DRAMADOLGIA: LA ÚLTIMA BATALLA (Capítulo 14)

 /////////////////////////////////////////////////////////////////////

La batalla al otro lado del mar se habia prolongado a tierra adentro. Ambos ejercitos se separaron y la lucha se desarrolló entre grupos grandes y pequeños. Gente y monstruos se atrincheraron, otros corrian entre los arboles mientras encuentros sucedian de aqui y de allá. Las carretas se separaron y las amazonas cuidaban la entrada del túnel. La gente liberada del palacio, viendo que habia peligro en los dos lados, optaron por permanecer en medio del túnel esperando por un milagro. Tuvieron que hacerse a un lado para dejar pasar a los cuatro caballeros. Fue allí que reconocieron a su nueva reina y se arrodillaron, pero Dakotania pasó rapido sin verlos y estuvo bien que los hombres no hayan observado su cara. Habrian notado que sus ojos estaban encendidos.
Cuando salieron a reunirse con las amazonas, Dakotania volvió a mutar y se convirtió de nuevo en bestia. MUERTE, MUERTE, gritaba, lleno de ira y sedientos de venganza. Cuando Dawner y Mikez se fueron, los guerreros se separaron para cerciorarse que no haya quedado ningun enemigo con vida en la isla asi como buscar otros sobrevivientes. Zuoey, Lightiningzor y Brickonor no hallaron ambas cosas, pero la reina si. Ella habia corrido a la sala del trono donde lo halló destruido y luego corrió por sus habitaciones y en lo que solia ser la sala del bordado, encontró a sus antiguas amigas, las doncellas de la corte quienes la acompañaban en los dias de felicidad. Alli estaban, dispersadas en el suelo. Habian estado escondidas, pero los ogros las descubrieron y fueron muertas en el acto. Dakotania se acercó a la que aún respiraba. La joven, llamada Mey-Kiaoz, la reconoció y sonrió debilmente. Le dijo que estaba feliz de verla como guerrera y que el reino está en buenas manos. « Salva a Dramadolgia, reina mia » fue lo ultimo que dijo antes de expirar. El dolor, el llanto y después, la ira y la venganza. La bestia, ahora, atacaba con el primer ogro que se le aparecia, mientras los demás la seguian hasta que se encontraron con el Caballero del Garfio mas un grupo de ogros. Era el momento de resolver de una vez por todas el asunto entre ellos y ese caballero negro.
***
Dawner y Mikez no pudieron avanzar juntos. Unos seres de piedra que aparecieron repentinamente los obligaron a separarlos. No era dificil vencerlos, pero eran muchos y a Dawner le costaba avanzar. La espada la tenia en la cintura, no consideraba usarlo con esas criaturas que podia vencerlas con su magia natural. De pronto, una enorme bola de fuego cayó sobre los seres y Dawner logró escapar, pese a su estado fisico. Se levantó y corrió hacia un pasadizo que encontró y luego de avanzar por aquel sendero oscuro, llegó a una gran sala donde estaba parado alli el causante de esta guerra.
-¿Intentas decirme, pequeña maga, que sabes usar una espada? ¿O es el entusiasmo lo que no te hace pensar con claridad?
Dawner sacó la espada y está brillaba el salón.
-Hawrold, el gran mago que te derrotó hace 500 años, habia decretado que todos los magos supieran el manejo de la espada… y yo no soy una excepción.
Pero su maestro, que mas pensaba en las botellas, murió sin enseñarle nada sobre manejar la espada, por lo que Dawner tuvo que buscar a alguien que supiera y que pudiera enseñarle. Y fue asi como Dawner y Zamz se conocieron.
Ella alzó la espada y esta se encendió en rojo vivo.
-No tienes opción de rendirte, Mcleantosh, tu muerte es la unica llave para nuestra salvación.
-Niña tonta, ¿no vez que la batalla está por terminar y que el vencedor seré yo? No me molesté en enviarles las bolas de fuego que solia disparar porque mis bestias y humanoides lo tienen todo a su favor. El palacio de Wawanakwantida está destruido y tú, estas debil y golpeada para hacerme frente. Pero tambien tengo mi bondad, asi que te reuniré con una amiga tuya antes de matarte.
Y al chasquear los dedos, en el centro del piso de la sala se abrió una compuerta y ascendió una silla. Dawner la observó.
-¿Una silla vacia? ¿Que se supone que significa?
Chris-Mcleantosh observó sorprendido la silla donde se suponia que Erinis estaba atada para usarlo como carnaza, pero su distracción le sirvió a Dawner para atacar. Disparó un fuerte fuego dandole a Mcleantosh y este se estrelló a la pared que estaba detras de él. Dawner entonces corrio para clavarle la espada, pero Mcleantosh reaccionó y lanzando una ráfaga, envio a Dawner muy atrás. La batalla habia comenzado.
Erinis habia aprendido algunos trucos en sus viajes, como la de tener escondido una daga en sus ropas para casos como esta. Al quedarse sola en la sala, vio como la silla se hundia y terminaba en un cuarto sin luz. Al percibir que no habia nadie observandola, sacó la daga que estaba junto a su mano y con mucha calma cortó las cuerdas que la aprisionaban. Al liberarse, avanzó lentamente y sin hacer ruido hasta salir a un pasaje iluminado con antorchas. Era el comienzo de un laberinto de puertas, cuartos y pasajes pero sin encontrar una salida. No usaba su magia pues podria delatar su posicion. Y estaba en medio de estos problemas cuando le llegó ruidos de lucha. Corrió y se encontró con Scottinus y Mikez, quienes sostenian un duelo magico.
-¡Toma esto, bastardo! – gritó Erinis disparandole rayos.
Scottinus esquivó y contraatacó.
-Estúpidos perdedores, no tengo tiempo de batallar con magos de segunda. Yo seré quien le clave la espada en el corazon del Gran Koko. ¡Seré yo quien gobierne el reino!
-¡Puras promesas, asesino de nobles monjes! – respondió Mikez junto con unas bolas de fuego.
-¿Donde está Dawner, Mikez?
-Si mis calculos no me fallan, Erinis, ya debe estar frente a Mcleantosh,
-¡NO! – grito Scottinus al oir esto ultimo.
Mikez y Erinis se uniron y redoblaron su poder contra Scottinus.
-Maldito septimo desnaturalizado – gritaba Scottinus a Mikez – debi haberte matado yo mismo en lugar de confiar en esa perra inutil de Annia-Marian. 
Pero al ver que la magia de Scottinus no amenguaba a pesar del doble ataque, Erinis entonces disparó hacia el piso, provocando una rajadura seguido de un temblor, las paredes temblaron y comenzaron a caer. Scottinus se alejó mientras era seguido por el derrumbe, que tambien alzanzó a los dos magos. Cuando la conmocion cesó, ambos se levantaron y no vieron señales de Scottinus.
-¡Rapido, amiga Erinis, debemos ayudar a nuestra amiga!
Pero nuevamente aparecieron aquellas criaturas de piedra, por lo que no tuvieron remedio que reanudar la lucha.
***
El Caballero del Garfio era enorme, pero igual de agil. Además de su garfio, manejaba un hacha de doble hoja, lo cual usaba como primer ataque hacia los cuatro caballeros. Estos lo evitaban pero no encontraban manera de acercarse. 
-Con las espadas mágicas todo hubiera sido facil – expresó Brickonor.
Lightiningzor observó que  a la espalda del caballero, Cameront apareció disparandole flechas.
-¿Qué haces, Cameront?
-No se preocupe, mi señor, se lo que hago.
Las flechas apenas se mantenian firmes cuando se hundian en la armadura del enemigo, pero servian para aturdirlo cuando las puntas llegaban a su casco. El mastodonte se dirigió hacia Cameront con su hacha, Cameront se alejó mientras Zuoey y Brichonor atacaban por la espalda. Lightiningzor se unió y con su espada golpeó la espalda del monstruo, pero solo le produjeron marcas en su armadura. El caballero se volvió y con el hacha partió en dos las espadas de los caballeros. Cameront volvió a disparar sus flechas y el Caballero del Garfio lo volvio a perseguir.
-Cameront, Cameront, Cameront… escudero, escudero, escudero…
Y el caballero llegó en medio de varios arboles, entonces Cameront silbó y de las ramas llovieron una andanada de flechas que chocaban no solo en el casco del malvado, sino en todo su cuerpo. Aquellos golpes le impedian concentrarse, terminando por soltar su enorme hacha. Entonces Cameront, una vez que los disparos cesaron, cogió una espada y con gran fuerza le dio en la cabeza del caballero, El casco salio volando y pudieron ver su rostro. Era feo y deforme y sus ojos delataban su demencia. El hombre entonces rugió y lanzó su hacha hacia Cameront, pero afortunadamente Brickonor lo apartó a tiempo. Zuoey dio un salto por la espalda y con una daga, la hundio en el cuello del enemigo. El Caballero del Garfio se volvio y comenzo a mover su brazo mutilado de aqui y de alla. Lightiningzor cogió entonces la gran hacha y rapidamente hizo volar la cabeza del enorme ser. El cuerpo estuvo inmovil mientras un torrente de sange brotaba de su cuello, hasta que se tambaleo y se desplomó.
De los arboles bajaron las amazonas, quienes eran las que habian disparado las flechas.
-Brillante, Cameront, te has superado.
-¿De veras, mi señor? Gracias, señor.
Zamz apareció y pidio a todos que ayudaran a Dakotania, que ella sola estaba combatiendo con muchos soldados y no podria sola, a pesar de haberse transformado. Los demas cogieron sus armas y se dirigieron a ayudar a su reina.
***
Los continuos ataques habian producido destruccion y derrumbes en la enorme sala de aquella fortaleza. Dawner jadeaba y sudaba por el esfuerzo. Lo mismo Mcleantosh. Los disparos de este eran muy fuertes, la espada pudo contener esos ataques, pero sus ataques tambien eran bloqueados por la magia del malvado. Dawner corria de un lado a otro, ya sea disparando o defendiendose, mientras que Mcleantosh no se movia de su lugar. Dawner usó todo el poder, habia respondido con las fuerzas de los cuatro elementos, pero su opositor habia desarrollado mas poder en sus 500 años de silencio, producto de la experiencia de las dos guerras anteriores. A Dawner solo le bastaba atravezar el corazón del Gran Koko para terminar con todo esto, pero ¿como lograrlo?
Dawner notó que Mcleantosh habia puesto un extraño gesto. Ella volteó y vio a Mikez y Erinis, con grandes signos de lucha, aparecer por las dos entradas de la sala.
-Puedo sentir tu aura – dijo Mcleantosh a Mikez – ¿Asi que tu eres el nuevo gran septimo hijo?
-Dices bien. He sido elegido para volver a traer orden a Dramadolgia. Gracias a mis cuatro amigos interiores que me guiaron durante toda mi vida para este momento.
-Si hablas de tu momento de morir, entonces afrontalo ahora.
Y alzando sus brazos, Mcleantosh formó rapidamente una bola de fuego y lo lanzó hacia los magos. Dawner y los demás vieron como se acercaba aquella esfera roja y con sus manos detuvieron la bola, pero esta aun avanzaba, por lo que tuvieron que esforzarse mas. Mcleantosh obserbaba y reia.
-Vamos, con fuerza, podremos lograrlo – gritaba Dawner a sus amigos.
Y entre la fuerza, la magia y el dolor, Dawner observó a Mikez, quien usaba su magia deteniendo la esfera y se fijo que aparte de él, habian cuatro almas a su costado tambien conteniendo el disparo. Reconocio entonces a los fantasmas que conoció en esos viajes por el tiempo. De pronto, ella sintio enflaquecer, cayó de rodillas, pero sentia que sus fuerzas comenzaba a abandonarla. Cerró los ojos e intento soportar. Sintio entonces una precencia, abrio los ojos y a su lado vio a alguien que le era muy familiar. Una persona que cuyo retrato poseia en su habitación del castillo.
-¡Tú eres Gwender!
-Dawner – le respondió la aparición – al igual que yo, tienes que decidir que es lo mejor que debes hacer en este momento crucial de la batalla. Observa a Mikez, aprende rapido, pero aun no alzanza el poder y sabiduria necesaria. Necesita vivir.
-Lo entiendo, gran Gwender, pero me temo que mis fuerzas ya no me responderán.
Entonces Gwender se desvanecio y apareció Hawrold en su lugar.
-Aún mantienes la magia interior, especialmente en tu mente, sin gasto alguno, solo concentrate y déjà que fluya por tu cuerpo. Solo asi le darás a la espada el poder necesario para acabar con Mcleantosh. Ten en cuenta que Mikez no debe morir. 
Se desvanecio y ahora Dawner vio a una mujer muy parecida a ella. Por su porte y por las anteriores apariciones de los magos, supo quien era.
-Tú eres la hija del septimo hijo… Key-Tlint.
-Tú eres como yo, Dawner, tienes la sabiduria y el poder, los cuales sirvieron para tener exito en tu misión en esta guerra. La principal fue hallar a Mikez, quien ha heredado el poder de mi padre para volver a levantar a Dramadolgia de sus cenizas. El nuevo septimo hijo no le corresponde la guerra sino la paz. El no debe morir.
Y se desvaneció para dar forma al hombre que Dawner reconoció rapidamente. El, el gran mago, el creador de las espadas, el Septimo Hijo.
-Mikez es la nueva reencarnacion reencarnada en que se ha reencarnado la magia magica del Septimo Hijo. La espada Dramadolgia puede ser usada tambien con tu mente mental y concentracion concentrada. El gran Koko ya ha usado todas sus fuertes fuerzas y llegará el momento en que esté indefenso, momento que tu debes aprovechar con aprovechamiento. Levantate arriba, Dawner, es hora de usar tu escencial escencia magica de la magia…
Y las visiones desaparecieron y Dawner tomo una actitud voluntaria. Se puso de pie y con su espiritu reanimado logró que la bola de fuego avanzara en direccion contraria. Mcleantosh observó sorprendido como la bola de fuego se acercaba hacia él, pero no tuvo el tiempo suficiente para detenerlo. La esfera roja chocó contra Mcleantosh produciendo la explosión. Los magos cayeron al suelo y Dawner tuvo que socorrer a Erinis, cuyas manos habian sangrado cuando ayudaba a detener el fuego. Dawner, despues de socorrer a su amiga y aprendiz, cogió la espada para enfrentarse a Mcleantosh.
Este se habia incorporado despues de la explosión, pero su cuerpo estaba cubierto de heridas, quemaduras y abolladuras. Los magos vieron entonces como su piel se caia a pedazos y el cuerpo sufria convulciones. En un minuto, el cuerpo artificial de Chris-Mcleantosh se deshizo en pedazos y ahora aparecia el verdadero ser que ocultaba la apariencia humana. El Gran Koko dio un fuerte rugido y sus ojos rojos brillaron.
-¡MALDITOS! – gritó mientras lanzaba rayos que eran el doble de poderosos, debido a que estaba en su verdadera forma.
Los rayos cayeron al techo, los cuales se desplomaron. Los tres magos a duras penas escaparon de los derrumbes pero aún asi terminaron golpeados y cayeron al suelo semi inconsientes. El Gran Koko esperó a que el polvo y los derrumbes cesaran. Al volver todo a la calma, vio a sus tres enemigos caidos. Se acercó hacia Dawner, pero para su sorpresa, la espada no estaba. Cogió a Dawner del cuello.
-¡DIME, ESTUPIDA BRUJA! ¿DONDE HAS DEJADO LA ESPADA?
La respuesta no vino de Dawner. Sintió un violento golpe en la espalda, haciendolo caer. Se volvió y descubrió a Scottinus, quien tenia la espada Dramadolgia y le habia disparado con un rayo que contenia el poder de la espada de tierra.
-Perfecto – reia – los viejos magos hicieron que las espadas las manejaran algunos elegidos, pero olvidaron hacer lo mismo con la espada unida. ¡Pateticos ancianos!
El Gran Koko se incorporó, entonces Scottinus lanzó viento, empujandolo varios metros atrás, atravesando varios muros. Lleno de alegria, Scottinus corrió hacia donde habia caido su ex amo, se concentró y la espada brilló de nuevo.
-Yo seré quien gobierne Dramadolgia, feo, yo seré quien traiga el terror al reino.
Y lanzó un potente rayo de agua hacia el Gran Koko, pero este alzó su mano y detuvo el rayo. Scottinus quedó intrigado.
-PATETICO, INUTIL E INSIGNIFICANTE GUSANO. ¿QUIEN DIABLOS PENSASTE QUE ERAS PARA MEDIR TUS FUERZAS CONMIGO? QUIZA HAYAS ENGAÑADO AL ANCIANO POTENZAL, PERO SOLO ERES UN INSECTO TRATANDO DE JUGAR CON FUEGO.
Se acercaba conforme hablaba y Scottinus trataba de concentrarse, pero la fuerte voz del monstruo, ademas de la confucion que le causó el ultimo ataque frustrado, impedia que encendiera la espada.
-¡LARGO DE MI VISTA!
Y de ambas manos salio un fuerte disparo, Scottinus se protegio con la espada, pero igual salio disparado, donde chocó con un muro. Trataba de ponerse de pie, la espada aún lo sostenía, alzó su cabeza y vio que el Gran Koko se habia acercado nuevamente. Alzó debilmente la espada para contratacar.
-TU EXISTENCIA INSULTA MI HONOR – gruñó el ogro mientras se preparaba para disparar de nuevo.
Pero en ese instante Dawner repondió con su magia, atacando de costado.
-¡Scottinus, eres un malnacido, pero debo agradecer tu intervencion! – gritó Dawner mientras alejaba al desprevenido monstruo a unos metros atrás.
Scottinus, invadido por los golpes y el dolor, le arrojó la espada a Dawner.
-¡Acaba con ese monstruo!
Y luego se puso de pie con las fuerzas que le quedaban y se alejó de la escena, y a tiempo, pues el Gran Koko regresaba corriendo y lleno de furia.
-¡No estas sola amiga! – oyó Dawner a sus espaldas y vio a Mikez que ya habia recuperado el conocimiento también. A varios pasos mas atrás estaba Erinis que, aunque debil, tuvo la suficiente fuerza para asestarle un fuerte golpe a Scottinus dejandolo en el suelo.
-Tu no escaparás, asesino… – murmuró ante el cuerpo desmayado.
El Gran Koko se acercó y disparó. Dawner y Mikez lo recibieron con los rayos de la espada y ambos trataban de superar el impacto, entonces el Gran Koko aumentó su poder y logró derribarlos. La espada nuevamente se les escapo de las manos, de inmediato el monstruo disparó a los muros y techos y el derrumbe se repitio, aunque esta vez, Mikez usó su magia para crear una barrera que los protegió a todos de los escombros.
-Ya aprendi a controlar mis poderes, amigas mias, mis cuatro amigos de adentro ya están mejor controlados.
-¿Aún sigues con eso? – preguntaba Erinis, contriada. 
-Aún… la batalla… no ha terminado… pequeña aprendiz… concentrate.
Una herida se habia abierto en la cabeza de Dawner. Erinis rapidamente la envolvio con un paño.
La barrera fue destruida por otro disparo del Koko. Mikez le salió al frente.
-¡Alto, monstruo, como el septimo hijo que soy, seré yo quien ponga fin a tu tirania!
-NO ERES MAS QUE UNA PARODIA DEL PRIMER SEPTIMO HIJO, UNA DESESPERADA MEDIDA QUE AQUEL ANCIANO ADOPTO PARA DAR SU ULTIMO GRITO DE VICTORIA. ¡POBRES Y TRISTES MORTALES!
Y con ambas manos golpeó el piso causando un fuerte movimiento telurico. Mikez se tambaleó y fue rodando a los pies del Gran Koko, este lo alzo con los dos brazos.
-TE PARTIRE EN DOS
Pero no lo hizo. Dawner y Erinis le enviaron un torrente de luz hacia su cuerpo. El ogro arrojó a Mikez hacia ellas. El Gran Koko buscaba con los ojos la espada, dando tiempo a que Dawner saliera de los escombros y se acercara.
-NO TIENES LA ESPADA, YA NO TIENES OPORTUNIDAD DE VENCERME
Dawner no respondió y juntó sus manos, murmuró unas palabras y comenzaron a salir un pequeño remolino, esta crecia mas y mas. El ogro no lucia sorprendido.
-¿CREES PODER MATARME CON UNA BRISA!
El remolino creció y Dawner entonces se volteó y lanzo el viento hacia sus amigos. Estos comenzaban a ser jalados por el remolino.
-¿Que haces?
-Debes proteger a Mikez, Ernis, el no debe morir.
Y diciendo esto, envió el remolino con los demás hacia afuera del fuerte. De pronto, Dawner sintió una fuerte descarga en su espalda.
***
Erinis despertó y se vio en medio de escombros. Reconoció estar en las ruinas del comedor del palacio, arriba se encontraba la isla donde no hace unos minutos estaba allí. Vio a Mikez que estaba despertando también.
-Mikez, pronto, tenemos que volver arriba y ayudar a Dawner.
-¿Pero como? Fue la espada la que nos hizo subir y no está. Y no entiendo porque ella nos alejó de la isla flotante.
-¡Como sea tengo que subir y ayudar a mi mejor amiga!
Pero apenas terminó Erinis de hablar cuando se produjo un disparo hacia el suelo. Era Scottinus, que tambien habia sido sacado de la isla con el remolino. Estaba furioso y aprovechando la turbación de los magos, dio un fuerte golpe de luz a Mikez quien lo dejo tirado al piso y luego fue corriendo donde Erinis, a quien le dio un fuerte golpe en la cara. « A mano » gritó. Seguidamente la cogió del cuello y con la otra mano sacó su daga-colmillo y la alzó a la altura de su cabeza.
-Estúpida enana, impidieron mi triunfo pero igual regresaré a la isla y acabaré con todos, pero antes me desharé de algunos estorbos.
-¿Me permites dos palabras antes de morir?
-¡Esta bien habla!
-¡DODEZ-KADÉM!
Y de su mano herida salió un rayo que no iba hacia Scottinus, este vio que se dirigia al inmenzo bloque de hielo donde estaba congelado el Flagus. Para horror de Scottinus, que sin darse cuenta soltó a Erinis, quien aprovecho para alejarse, el Flagus salió de su prosion congelada y lo observó. Scottinus vio su cuchillo y descubrió que la bestia, en su promitiva inteligencia, estaba recordando. Demasiado tarde, el Flagus saltó hacia Scottinus y ambos cayeron a un pozo que estaba cerca, producto de una explosión. Un horrible ruido de lucha llegaba a oidos de Erinis.
-¡Erinis, alejate de inmediato que voy a acabar con esos dos demonios!
Mikez se habia levantado y habia formado una bola de fuego que lo lanzó al pozo. La explosión se produjo. Scottinus y el Flagus estallaron en pedazos, pero la fuerza del impacto hizo que los dos magos cayeran y volvieran a perder el conocimiento. 
***
El Gran Koko le habia propinado fuertes golpes a Dawner. La magia de esta apenas pudo defenderla. Afortunadamente, su baja estatura comparada con la enorme proporción de su enemigo le permitió esconderse mientras se concentraba en sus poderes, pese a que estaba lastimada. El Gran Koko removia escombro tras escombro mientras pronunciaba su nombre mezclado con insultos y blasfemias. Pasaron asi varios minutos hasta que la encontró de pie frente a él. Dawner conservaba una expresión fuerte y desafiante.
-¿CONSIDERAS UNA GRAN HAZAÑA MANTENERTE AUN VIVA?
Y de inmediato le lanzó dos rayos hacia Dawner, que no hizo nada para defenderse. Fue barrida al suelo, el ogro la tomó del brazo y le dio un fuerte golpe y lo lanzo hacia una pared. Volvio a cercarse y la lanzo de nuevo hacia donde estaban las paredes caidas de los anteriores ataques.
El Gran Koko se acercó nuevamente y la tomo del cuello. Dawner estaba cubierta de moretones y sangraba de varias partes del cuerpo.
-NO TIENES LA ESPADA, SOLO TE QUEDA ESPERAR UNA MUERTE RAPIDA.
Y Dawner habló.
-No necesito mis manos para usar la espada.
Y cerrando los ojos comenzo a murmurar. El Gran Koko pensó que estaba orando para morir cuando los escombros que estaban detrás de Dawner se removieron y aparecio la espada Dramadolgia, flotando y apuntando hacia ellos.
-¡Ataca! – gritó Dawner.
Y la espada, rapidamente y sin dar tiempo para que el ogro reaccionara, se dirigió como una lanza hacia donde estaban, atravezó la espalda y el corazón de Dawner para luego perforar el negro corazón del monstruo. La punta de la espada salio de su espalda.
El Gran Koko rugió mas fuerte que nunca. Era un grito donde se combinaba el dolor y la furia. Soltó a Dawner, pero la espada los unia a ambos. De la espalda atravesada del ogro aparecieron grietas luminosas que avanzaron por todo su cuerpo. Ogro, maga y espada se iluminaron y explotó una fuerte descarga de luz.
***
Al otro lado de la isla, la victoria llegó instantaneamente con la muerte de su amo. Los ogros y humanoides se detuvieron y cayeron muertos al suelo. Dakotania se detuvo también, y ante los ojos sorpresivos de Zamz, comenzó a mutar hasta ser normal de nuevo. 
La batalla se habia nivelado desde que mataron al Caballero del Garfio, hubo momentos en que la lucha favorecia a los dramadolgianos y en otros momentos a los monstruos. Pero ahora la influencia de la magia negra se habia ido y eso era demostrado por la explosion que surgio en la isla flotante.
Todos veian como aquella piedra enorme explotaba y se dispersaba por el cielo. Mikez y Erinis observaban en silencio la escena. Minutos atrás, Bis y su dragón habian llegado a la isla por una corazonada del primero. Habia encontrado a los dos magos desmayados y rapidamente los puso en el lomo de Venganza y partió de inmediato.
Y los soldados y refugiados observaron como los cielos se iluminaban. El sol volvio a aparecer devorando la semioscuridad que los tenian acostumbrados.
Las reacciones no tardaron en manifestarse. Los hurras y gritos de alegría llenaron el lugar. El Gran Koko habia sido vencido una vez mas.
Dakotania abrazaba a Zamz y Mikez abrazaba a Zuoey. Brickonor alzaba una y otra vez su espada mientras Sir Lightinigzor alzaba ambos brazos autofelicitandose. Claro que tambien saludó calurosamente a su escudero, quien danzaba. Bis era abrazado por la condesa Allisonia y Courtneysand Garcez daba besos volados y alabanzas sentada en los hombros de Tomz. Su padre corrió al túnel donde dio la noticia a los sobrevivientes del palacio que aún estaban allí con Staicin, quienes no tardaron en unirse a la celebración.
En medio de los soldados caidos y los cadaveres de los ogros, todos agradecian a lo cielos por la victoria. Todos mostraban felicidad excepto una persona: Erinis se encontraba de pie observando hacia donde estaba anteriormente la isla de Mcleantosh, esperando con ojos humedos la aparicion de un rostro familiar mientras apretaba los puños.
Continuará…

 /////////////////////////////////////////////////////////////////////

u_u

Dawner ha muerto…

La Última Batalla contra el Gran Koko simplemente fue épica.

Me alegró que Cameront al final destacara tanto como en Revenge of the Island en su último encuentro contra el Caballero Negro.

La oportuna intervención de Scottinus, y su posterior final a manos de Mikez y el Flagus condimentaron al climax de este desenlace…

Y la escena con Gwender, Hawrold, Key-Tlint y el Séptimo Hijo me recordó a Harry Potter utilizando la Piedra de la Resurrección para  comunicarse con sus padres, Sirius Black y Remus Lupin.

Y nada, estoy triste por el sacrificio de Dawner, pero aún queda un episodio para enterarnos de qué les depara al destino de los demás personajes sobrevivientes…

¿Habrá sido este el final definitivo del Gran Koko?

¡Nos vemos la semana que viene, para encontrarnos con la mágica tierra de Dramadolgia por última vez!

 /////////////////////////////////////////////////////////////////////

¡Hasta la próxima!

Luck Lupin

Anuncios

Una respuesta a “RotiBlog Fics: Dramadolgia, la Última Batalla – Cap. 14

  1. Jajajaj, ¡Es que no tendremos una temporada libre de Duncan!. xD La vardad parece ser otro de los favoritos de los productores. Lo bueno es que si Courtney tambien entra podremos reunirlos de nuevo.

Y vos... ¿Qué tenés para decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s