RotiBlog Fics: Dramadolgia, la Última Batalla – Cap. 6

 /////////////////////////////////////////////////////////////////////

¡Avengers Assemble!

Otra semana empieza, y en RotiBlog sólo significa una cosa: ¡Hora de reencontrarnos con el elenco de Revenge of the Island protagonizando este apasionante fan fiction!
Por que, después de todo… ¿Que mejor forma de pasar la semana con un nuevo episodio de Dramadolgia?
Arturo, los dejo en tus manos. 
/////////////////////////////////////////////////////////////////////

DRAMADOLGIA: LA ÚLTIMA BATALLA (Capítulo 6)

 /////////////////////////////////////////////////////////////////////

El dragón blanco sobrevolaba nuevamente las montañas nevadas. Los cinco ocupantes venian de librar su primera batalla, pues no se consideraba el encuentro de esos misteriosos encapuchados del bosque, que ya no eran tan misteriosos. Quizás ya habrían más de esos asesinos sueltos atacando el reino. Ademas de esas bestias aladas ¿Qué otras monstruosidades habría convocado el enemigo?
Dawner y los demás estaban en esas meditaciones cuando vieron que en algún punto de las montañas salia un humo negro. Luego se percataron que eran los restos de un gran incendio… ¿Un incendio como el de aquel bosque? « ¡De prisa, Bis! » grito Dawner.
Cuando la bestia se acercó, pudieron ver a un caballero más un puñado de soldados revisando las ruinas. Estos, al ver al dragón, no se pusieron en posicion de ataque, pues sabian que un dragón blanco representaba al bien, y si transportaba gente, estos eran amigos o aliados. Nuestros amigos bajaron y Dawner se acercó a uno de los soldados.
-¿Que ocurrió?
-Fue una trampa – dijo el hombre – nos tendieron una trampa… fuimos diezmados… hemos fallado a esta señora…
-¡Callate! ¡Comportate como un hombre! – gritó el caballero que parecía ser el lider.
Entonces reconocieron a Jol, quien supervisaba a sus hombres en los escombros.
-Te conozco, eres Dawner, la pequeña maga del palacio. ¿Te envía su majestad?
-No, Sir Jol, viajabamos al palacio cuando los vimos a ustedes.
En ese instante escucharon fuertes sollozos, Zamz y Dakotania vieron que dentro de unos escombros salia una mujer muy destrozada, quien cayó de rodillas para seguir llorando. Ambos fueron a consolarla.
-Se llama Zuoey – dijo Jol – es la única sobreviviente del palacio de Yukonia. Como dice el soldado llorón, fue una emboscada que nos hicieron estos malditos.
Cuando les llegaron las noticias de esa temible planta llamada Yakos (como se recordará), Jol y sus hombres, más Zuoey, partieron hacia la jungla. La condesa Karin-Parras,  su gente y sus guardias personales aguardaron el retorno de los demás, pero luego de varios dias, el cielo de pronto se oscureció y aparecieron unas bestias semejantes a castores, de gran tamaño y escupiendo fuego. La condesa, los soldados y los súbditos habian sido arrasados y el palacio destruido. Cuando Jol y los demas regresaron, encontraron sólo ruinas.
-Hallamos a uno aun con vida y nos dijo sobre el ataque antes de que muriera. Tenia señas de haber sido mordido por esas bestias.
-¿Pero sus soldados? – pregunto Erinis – ¿Dónde están los demás?
-¡Te dije que fue una trampa! Fuimos a la jungla y no hallamos a ese monstruo, fuimos a donde vivían las amazonas y estas ya habian huido, pero de pronto nos rodearon unos seres parecidos a tortugas. ¡Malditos! ¡Despedazaron a casi todos mis hombres y solo unos cuantos sobrevivimos! Por lo menos pude enviar a muchos de esos al infierno de donde salieron.
Dawner entonces se puso a observar silenciosamente a Jol, mientras ella seguia gritando.
-¡Pero el responsable de esto lo pagará! ¡No sabe que ha insultado a sir Jol y será derrotado por mi! ¡Sabrá el maldito con quien se ha metido!
-¿Que voy a hacer? – dijo de pronto Zuoey – mi hogar, mi señora… todo destruido… ya no tengo hogar en Yukonia.
-Pues en todas partes parece que han salido esas cosas monstruosas, – dijo Zamz – y si nos quedamos mas tiempo, vamos a ser la merienda de su proximo almuerzo.
-¡Ja! – grito Jol sacando su espada – ¡Pues conmigo no llegaran ni a olfatearme!
Dawner entonces le contó a Jol sobre la extraña oscuridad y el ataque que recibieron en el bosque. Y luego explicó su plan.
-Nos iremos con el dragon, pero Bis nos dejará en las faldas de estas montañas, luego él los llevará hacia las playas donde están los demás ejercitos y tú, Bis, en cuanto los dejes nos buscarás en la jungla, cerca de un manantial donde encontraras una escritura al pie de ella ¿entendiste?
-Oye, Dawner, ¿No crees que a Sir Jol le des una de las…? – pero un fuerte codazo que Dawner le dio en el estomago del pobre Zamz, hizo que este no terminara de hablar.
-¿Te refieres a las provisiones? Si les dejare algunas partes. Bueno, Sir Jol, una guerra nos espera.
Y de esa forma, abandonaron aquellos tristes paisajes y volaron nuevamente en direccion al bosque sagrado pero no entraron en ella. Como dijo Dawner, Bis y el dragon los llevaron a la falda de la primera montaña que formaba la cadena de Yukonia. Zamz y los demás se preguntaban porque de esta desicion, pero Jol no. La caballero pensaba mas en entrar en combate cuanto antes.
Dawner le dejo algunos víveres y encargó a Bis que cuidara el resto de las cosas hasta que se reúnan de nuevo. Jol entonces hizo un saludo militar a Dawner y luego subió al dragon para partir, pero cuando Zuoey se disponía a subir, Jol se lo impidió.
-Un momento niña, será mejor que nos dejes partir solos.
-Pero, Sir Jol, ¿y si cae herida?
-Mira, a donde voy encontrare médicos con mas experiencia que tú. Voy al campo de batalla y eso no es lugar para ti, mujercita.
-¿Lo dice porque me escondi cuando nos atacaron esas tortugas? Lo siento, tuve mucho miedo.
-¡Exacto! Solo serás un estorbo, mejor quédate con la maga, te protegerá mejor. ¡Moro, alza el vuelo!
Y asi, el dragon se alejó y desapareció en los cielos. Dawner hizo señas para que la siguieran y luego de dar unos pasos, llegaron a lo que parecia ser una entrada, pero sellada con grandes rocas. Erinis en tanto, trataba de animar a Zuoey:
-No te preocupes, estarás mas a gusto con nosotros, Dawner es grandiosa, y pronto yo también.
-Es cierto – suspiró la dama – porque en realidad odio la violencia y lo que mas deseo es estar lejos de las batallas y estar mas cerca de los heridos en combate para poder reanimarlos.
-Bien dicho, joven dama – dijo Dakotania y se sacó la capucha – que alivio, ya no soportaba mas estar ocultando mi rostro.
Había que aclarar que la princesa habia permanecido muda desde que llegaron al palacio destruido a fin de no ser reconocida, ya que no le agradaba la idea de que los soldados la reconocieran y entonces la forzaban a hacerla volver al castillo. ¿Como explicar la huida a su padre sin la gran verguenza que iba a sentir? Y en cuanto se sacó la capucha… « ¡Princesa Dakotania! » Exclamó alarmada Zuoey y enseguida se postró ante ella. Dakotania sonrió y luego sintio pesar. Se dio cuenta que echaba de menos las alabanzas, las pleitecias y a sus damas. Enseguida Dawner dijo a Zoey que se pusiera de pie.
-Sólo un momento más ¿sí? – dijo Dakotania.
-No hay tiempo, princesa, estamos en una importante misión.
-Sí, ¿Y me puedes explicar porque estamos aqui y no volando con Sir Jol hasta casita?
-Ahora lo veraz, Zamz.
Y dirigiendose a las cosas que bajaron, Dawner cogió un paquete envuelto, la abrió y mostró a todos las cuatro espadas, ante la admiración de Zuoey, tomó entonces la espada de piedra. Se acercó al muro y con varios movimientos, la espada se iluminó y en cuanto la hoja se hundió suavemente en el duro granito, las grietas aparecieron y todo el muro se desplomó hacia adentro. Ante ellos, un gran túnel se les presentó.
-Andando – dijo Dawner.
***
Sir Brickonor recorría los bosques y prados con sus hombres, pero no podian localizar a ningun mago o portador de magia y supuso que todos habían muerto. Ademas, los aldeanos que encontraba en el camino le informaban de horribles monstruos que repentinamente aparecian causando muerte y destrucción. En su interior, el caballero daba las gracias a los cielos porque finalmente se le presentaba la oportunidad de probar su fuerza en el combate.
Aquella noche llegaron a una villa donde el gobernador, Monarc Palacius, les dio una calurosa bienvenida junto con los habitantes del pueblo.
Enseguida fueron a la posada, donde el dueño no tardó en arrojar a la calle a los que se habian alojado, para poder recibir a los caballeros. Les sirvió cervezas por cuenta de la casa y Sir Brickonor decidió descansar un poco por lo que él y sus compañeros se sentaron y bebieron de las cervezas.
-Sir Brickonor, debemos quedarnos aqui, despues de todo, el pueblo necesita defensores contra esos monstruos ¿Verdad?
-Asi es, soldado, nuestro deber es defender a los necesitados y creo que esta villa nos necesita, brindo por eso.
-Sir Brickonor – dijo otro soldado – ¿Se ha enterado que el palacio de Yukonia fue destruido? No ha quedado nadie vivo. Me lo contaron unos campesinos que lo vieron desde lejos.
-Es una gran perdida, debemos orar por las pobres almas de aquellos condenados.
-¿Incluida Sir Jol?
-¿Que dices? – Brickonor se puso repentinamente de pie.
-Asi es, mi señor, ella y sus hombres aguardaban en Yukonia, vigilando los alrededores.
-No lo creo, soldado – respondió – aunque me duela, Sir Jol habra logrado escapar y es posible que la veamos en los proximos dias.
-¿Usted cree?
-Por supuesto, ella me debe un torneo, despues de todo.
Los soldados estuvieron de acuerdo y siguieron bebiendo cuando uno de ellos que permanecia en la calle entró a la posada y se dirigió al caballero.
-Señor, hay otro caballero que está entrando a la villa.
-¿De que regimiento, soldado?
-No sabria decirle, señor, viene solo con un escudero y con una mujer, y esta no para de hablar.
Brickonor y los demas salieron y vieron a un caballero moro y su escudero tambien moro con una mujer blanca acercarse. Notaron que los colores de la armadura del visitante no correspondian a ningún cuerpo conocido. El caballero se detuvo a las puertas de la posada.
-Disculpe caballero – dijo Brickonor – ¿Podría decirnos su nombre y procedencia?
-Señor – dijo el visitante, aliviado pues la llamada de Brickonor hizo que la mujer finalmente se callara – Mi nombre es Sir Lightiningzor y no pertenezco, por el momento, a ningun ejercito. Soy el caballero andante que recorre caminos para hacer el bien y ayudar a los que necesitan mi ayuda.
-Es verdad – dijo de pronto la mujer – y yo le estaba contando que mi tatara tatara sobrino también fue caballero andante y que su padre tambien lo era y que hace veinte años, el sobrino del primo de un cuñado quiso ser caballero andante, pero no pudo porque no sabia montar caballo y ademas…
-Y si ustedes, caballeros, me muestren un lugar donde pueda dejar a esta dama… estaré en deuda con ustedes para siempre.
Brickonor preguntó sobre la mujer, y entonces Cameront, el escudero, contó que hace unos dias, él y su señor recorrían las playas buscando a los soldados apostados allí para unirseles, pero no hallaba a ningún regimiento y los pescadores le decían que aquellos soldados habian abandonado la playa debido a las recientes amenazas que surgieron tierras adentro.
Y estaban en esas playas cuando hallaron a Staicin desorientada y pidiendo ayuda. Al oir la palabra ayuda, Sir Lightiningthor se ofreció a socorrerla y la dama le pidió que la llevara a la villa mas cercana y asi fue, pero el pobre caballero no contaba con lo habladora que era ella…
-Y aunque sus historias eran en verdad interesantes, era terrible ver que Staicin no tomaba aire ni por un momento, y mis oidos ya estaban rojos de tanto escuchar y pareciera que me iba enfermar de la cabeza, pero…
-¡Suficiente! – grito Lightiningzor golpeando la cabeza de su escudero – Los caballeros no quieren oir tus quejas, solo desean saber si aceptarán el vigorozo brazo y la gran capacidad de Sir Lightiningzor para engrosar sus filas.
Los soldados se acercaron a Brickonor y le sugirieron que lo aceptaran, pues necesitan toda la ayuda necesaria.
– Muy bien, Sir Lightiningzor, yo soy Sir Brickonor, comandante del ejercito de los Topos Gritons y acepto tu ofrecimiento para defender esta villa.
-Y yo, Sir Lightininthor, acepto su generosidad, mi señor, verá que este guapo caballero lo llevará a la victoria.
Y alzó su lanza y grito fuertemente ZHA-BAM, en honor, segun Cameront, al nombre del reino de donde nacio. Staicin, en tanto, fue llevada al posadero. Este, sin embargo, la empujó a los establos donde dormiria alli…
-Y agradece que no te cobre nada, los nobles caballeros pagarán tu estadía. – y se retiró.
***
En Wawanakwantida el panico se apoderó de sus habitantes. Unos dragones negros aparecieron en los cielos del castillo atacando y lanzando fuego. Tuvieron tiempo de activar los espejos mágicos. El rey Miltonz y sus hombres salieron de sus refugios, pues una poderosa voz los llamaba. Se dirigieron al patio donde vieron a un hombre bien parecido apostado en el medio.
-¡Rey Miltonz! ¡Tus dias de patetico gobierno han terminado, viejo! Me entregaras tu corona y el trono de Dramadolgia o de lo contrario destruiré todo lo que hayas amado. Personalmente vendré al castillo y antes de matarte, encontraré a tu preciosa hija y la degollare despues de haberla abusado. Ordena a tus hombres que depongan sus armas, te doy plazo para que lo hagas.
Y diciendo esto, Chris-Mcleantosh desapareció. Era solo una ilusión lo que habian visto y escuchado. Los dragones, que se habían detenido para que su amo hablase, volvieron a atacar en cuanto este se fue hasta que finalmente las bestias se fueran tambien. La gente del castillo salieron y de inmediato comenzaron las lamentaciones, llantos y gritos de angustia.
-¿Que haremos majestad?–se preguntaban los ministros y consejeros.
El rey entonces ordenó a que se reforzara toda la isla y que no se desactivaran los espejos. Nadie debería salir ni entrar a la isla bajo autorizacion del rey y los subditos tendrían que ayudar a los soldados y caballeros del castillo. Era muy en claro que no habría rendicion. En ese instante, el rey comenzó a toser y fue llevado de inmediato a su recamara. Y mientras se llevaban al monarca, algunas autoridades se acercaron y murmuraron sobre lo que habia dicho Mcleantosh: « encontrare a tu preciosa hija y la degollare » Eso significaba ¿Que la princesa no habia sido secuestrada por él? ¿Estaria perdida en realidad en alguna parte de Dramadolgia?
***
Boooo Booo hacia eco Zamz hasta que las mujeres le pidieron que dejara de gritar. Erinis habia iluminado su vara con un conjuro que aprendió a dominar y todos seguían a la luz. Dawner explicaba al resto que era preferible caminar en estos túneles para proteger mejor las espadas de las fuerzas del mal, a la vez que contaba como esta caverna, siglos atras, sirvió de refugio para el recordado Ejercito de Salvación y como el bosque sagrado de Liberación, donde estuvieron, se encontraba aqui al principio.
Zamz y Erinis contaron a Zuoey sobre sus recientes aventuras asi como la actual situacion de la princesa. Ella, a su vez, contaba los sucesos con Jol en los dias de reserva en el Palacio de Yukonia.
-Vaya, asi que las poderosas espadas si existían – decía observando el paquete que Dawner llevaba en la espalda – Cuando era pequeña escuchaba muchos cantares sobre la guerra pasada y como esas espadas destruyo al Gran Koko. ¿Pero a quien hay que darlas?
-Un corazon noble, un espiritu decisivo, una fuerza voluntaria y un valiente idealismo. – murmuraba Dawner.
En ese momento llegaron a un campo mas abierto de la caverna, y vieron que al lado de la abertura de donde salieron habia otra con misteriosa direccion.
-Es una bifurcación, amigos mios. Segun lo que lei en los libros históricos de mi maestro, este enorme tunel comenzaba en la jungla y tenia dos salidas. La primera, de donde venimos, lleva a Yukonia y esta otra nos lleva a Muskocan.
Y despues de hablar, Dawner quedo pensativa.
-¿En que piensas? Oye, no vas a decirnos que estamos perdidos.
-No, Zamz, mi aura me dice que podriamos encontrar nuevas respuestas si nos dirigimos hacia Muskocán ¿No creen?
-¿Nuevas respuestas? – pregunto Zamz – ¿Acaso teniamos viejas?
-¿Pero que hay de Bis y el dragon? – Pregunto Dakotania.
-No te preocupes – respondio Erinis – el moro estará en esa salida y nos esperará todo el tiempo que sea necesario ¿verdad, Dawner?
-Exacto, solo quisiera calmar este vacio que llevo en mi ser. Tengo un saludable presentimiento si tomamos el otro tunel. Erinis, adorada aprendiz, guianos con tu luz.
Erinis pronunció un pequeño conjuro y la punta de su vara se encendió. Y de esa forma tomaron el tunel y luego de una hora de marcha, encontraron la salida. Ya estaba oscureciendo y decidieron acampar para continuar a la mañana siguiente. Luego de una cena con hierbas y verduras de las proviciones que trajeron, durmieron y al dia siguiente avanzaron hasta hallar la entrada de un cañón. Pasos mas adelante vieron otra bifurcacion y no sabian cual tomar, pero después de tomar uno, descubrieron que ambos caminos llevaban al mismo lugar. Subidamente vieron en los cielos unas bestias voladoras. Corrieron a refugiarse pero se dieron cuenta que se trataban de dragones blancos quienes seguro se dirigian a combatir. Siguieron caminando y al salir del cañon, divisaron, en medio de un gran campo, un palacio con las banderas izadas.
-El palacio de Muskocan – dijo Zuoey – aqui estuve de niña cuidando los animales de los campos, que lindos recuerdos.
-Pues yo no – dijo Dakotania – de niña odiaba venir aqui porque tenia que jugar con esa antipatica de Courtneysand Garcez y aun sigue siendo odiosa.
-Es una herencia de su antepasado – dijo Dawner – Courtneysand Garcez es descendiente de uno de los aliados del Gran Koko, Courtneysand. Ella fue muerta en la guerra, pero sus parientes aun vivieron, pero por fortuna, no heredaron su maldad.
-Pues parece que no les falta mucho para volverse agresivos, están muy bien resguardados. – dijo Zamz.
En efecto, se percataron que el palacio estaba muy bien protegido. Alrededor de las murallas se habian levantado barricadas donde podían ver a los guardias con catapultas y demas artilleria pesada. Las torres tambien estaban vigiladas. Y habian signos de haberse producido una reciente batalla. Avanzaron y al llegar, Dawner pidió ver al duque Santy-Gerezin pues traian a la hija del rey Miltonz que había sido raptada y secuestrada. Dakotania captó las intenciones de la maga y dejo que todos la observaran. (Por dentro se lamentaba de no tener puestas sus joyas y su corona de princesa). Los soldados lo reconocieron y las dejaron pasar.
El interior del palacio de Muskocan contrastaba con el de Rotiblogia: Soldados heridos, armas destruidas, desorden, humo… hallaron al duque y su hija quienes recibieron a la princesa a diferencia de Dakotania que trataba de soportar el abrazo de Courtneysand Garcez. De inmediato, esta jaló a la princesa de la mano y se la llevó a su recamara.
El duque explica entonces a los demas que hace dos dias que el castillo recibió continuos ataques de repentinos monstruos que aparecieron alrededor. Eran como unos gusanos gigantescos que surgieron bajo la tierra y trataron de entrar al palacio sin conseguirlo. Los soldados pudieron rechazarlos varias veces, pero con cada ataque, los monstruos diezmaban al ejercito. Ahora quedaban solo unos ciento cincuenta y si ocurria un nuevo ataque, no habria seguridad de tener éxito. El duque habia tomado la decisión de abandonar el palacio y buscar refugio lejos de sus tierras. Partirían mañana temprano.
Y mientras Dawner y Zuoey auxiliaban a los guardias heridos y Zamz se entretenía con los simuladores para los entrenamientos, Erinis corrió a la recamara de la hija del duque para conocerla mejor. Encontró a la joven con Dakotania en un cuarto bellamente adornado y portaba varias pinturas del antepasado de Courtneysand-Garcez.
-¿Lo ves, amiga princesa? – le decia a Dakotania – mi antepasado era muy bella y gallarda. Era educada en su forma de hablar y en comportarse y creo que logré dar con la voz que ella tenia. – Se acomodó, hizo unos ejem ejem y luego habló con una voz medio aguda –  Como pueden ver, yo he sido concejera de los mejores reyes, condes y barones del reino y pude ser la reina de Dramadolgia, pero fui poseida por un malvado espiritu y me volvi malvada, pero sacrifiqué mi vida por la reina Lindsayna y de esa forma obtuve el perdon.
-Asi no era la historia de Coutneysand, Courtneysand – dijo Erinis.
-Disculpa – continuaba con esa voz impostada – pero no recuerdo darte autorización para que hables, lacaya, debes hablar primero con mis consejeros personales para poder preguntarme o decirme algo. Elijan a Courtneysand Garcez… Elijan a Courneysand Garcez… prometo ser la mejor reina de Dramadolgia y pondre dos guapos caballeros en cada comedor de cada castillo.
Dakotania susurraba a Erinis, suplicando que la libere de este tormento, entonces Erinis sugirió a Courneysand Garcez que tomara una siesta, pues las futuras reinas lo hacian para tener energía a la hora de gobernar.
-Por este consejo – la misma voz impostada – perdono tu nueva indiscreción, lacaya, y en el futuro pueda que seas mi nueva consejera real.
Y entonces bostezó, se echó en su lecho y se durmió inmediatamente. Erinis le dijo a Dakotania que mientras la joven hablaba y hablaba, ella había aprovechado para susurrar un conjuro para hacerla dormir por dos horas. La princesa abrazó a la pequeña y le prometió nombrarla la segunda maga real cuando sea reina.
***
En el mar la situacion habian empeorado cuando se retiraron las fuerzas terrestres. En la parte este, los barcos de las escuadras sufrían continuos ataques de un monstruoso pulpo cuyos tentáculos ocacionaba el hundimiento de las naves y en la parte oeste, el Flagus asesinaba sin piedad a soldados y pescadores a tal punto que estos ultimos se alejaron de las playas hasta no quedar ninguno. Las naves de la escuadra del rey no abandonaron las orillas y estuvieron siempre en alerta por si aparecia un nuevo ser infernal.
***
Dakotania pasó el resto del dia en compañía de Zamz, quien aprovechó las armas y armaduras disponibles del palacio para entrenar a la princesa. Courtneysand Garcez, al despertar y no hallar a nadie en su cuarto, encontró en Zuoey a quien compartir sus habilidades de imitar a la extinta villana de la segunda guerra Dramadolgia. La joven ecologista poco a poco tuvo que resignarse a escucharla porque de esa forma, podía olvidar un poco de la crisis que vivían en estos momentos, ademas de que el dolor por la muerte de su señora disminuía con el parloteo de su anfitriona. En tanto, Dawner se habia puesto nuevamente en posicion medidativa, gesto que fue seguido por su aprendiz.
-¿Lograste ver algo, mi querida aprendiz?
-Senti un silencio largo, luego senti el aire en mi rostro y aguarde a que me llegaran las respuestas a nuestras preguntas… esperé, medité, sentí el aire mas fuerte, el silencio se redobló, mis sentidos se agudizaron…
-¿Erinis?
-No, Dawner, no vi nada.
-Parece que tenemos que esforzarnos mas, es importante que puedas ver mas allá de lo que te rodea. Todo es cuestión de abrir tu alma y mente, amiga.
-¿Lograste ver algo? – pregunto Erinis poniendose de pie.
-Si. Un salón donde percibía paz y adoracion. Escuché canticos y tambien rezos. –Se puso de pie entonces – Sigueme, aprendiz.
-Te sigo, oh gran maestra.
Se dirigieron hacia el duque Santy-Geresin y Dawner le preguntó si había algun monasterio cerca de aqui. El duque les dijo que habia uno a algunos kilómetros al norte, pero no podia asegurarles si aun estaba de pie, debido a los recientes ataques. Es probable que ya haya sido saqueado y destruido. Dawner le respondió que iban a cerciorarse personalmente.
-¿Lo ves, Erinis? Mis instintos no fallan, sabia que tenia que llegar a Muskocan por alguna razón.
Al dia siguiente, los señores del castillo semi destruido terminaron de acampar y el duque dio orden de partir y abandonar su hogar. Dawner le dio indicaciones para encontrar la cueva para salir por la jungla, donde le estaria esperando un moro mudo con un dragon blanco. La bestia los llevaría hacia Ontarión, donde vivía el hermano del duque. El señor estrecho ambas manos de la maga y les deseo suerte en su misión.
-Adiós, mis queridos subditos – dijo Courtneysand Garcez todavia imitando a su ancestro – Sigan mis instrucciones de guia y no podrán perderse. Que mi sabiduria les ilumine el camino.
Dawner, Zamz, Zuoey y Erinis permanecieron en la entrada hasta ver que la peregrinacion se perdia en el horizonte.
-Vaya, Bis y el dragon van a tener que hacer varias veces el mismo viaje para llevarlos a todos.
-Asi es, Zamz – dijo Dawner – eso lo mantendra ocupado mientras nos espera.
Y despues de decir eso, da un suspiro y sonrie.
-Te agradezco que te quedaras con nosotros, Zuoey, tus conocimientos de la flora y fauna nos serán muy utiles.
-Gracias, es lo poco que puedo hacer por ustedes, ademas, ya te quiero.
-Ahora el viaje será menos pesado, ya que la princesa Dakotania está con el duque y estará en manos seguras. ¡SIIII! – todos se sorprendieron del grito y salto que hizo la maga – ¡Al fin nos liberamos de la princesa!
-¿Me llamaban?
Continuará…

 /////////////////////////////////////////////////////////////////////

WOOOOW JAJAJAJA DAKOTANIA XD

¿Así que no hay forma de librarse del mejor personaje de este fan fic? Jajajaja Aplausos para la princesa que no deja de hacerme reir xD

Parece que las piezas comienzan a ordenarse por sí mismas. Por un lado, Jol, enfrentando al Yacko junto a Bis.

Por el otro, Brickonor, uniendo sus fuerzas a las de Sir Lightiningzor y Cameront. Además de que Staicin sigue dando vueltas por allí.

Y por último, tenemos Zuoey, que se une a la travesía de nuestros compañeros Dawner, Erinis, Zam y Dakotania.

Casi todos los personajes importantes han sido presentados, pero aún no sabemos a quién entregarles las espadas.

«Un corazon noble, un espíritu decisivo, una fuerza voluntaria y un valiente idealismo»
 No me canso de las referencias al mundo externo a este fic. Dificilmente alguién más además de los dshaters sepan quién fue el gobernador Monarc Palacius, y por qué tuvo ese rol en la historia.
Eso me deja pensando… ¿Tendrá Spööky Üüky un cameo?
Courtneysand-Garcez, por su parte, no es otra que TheCITPrincess, Courtney Garcia, la chica que hace el maravilloso cosplay de este personaje en Youtube. Un gran guiño para esta señorita de parte de Arturo.
¿Qué queda por decir? Mike parece ser la gran sorpresa del fic, pero hasta el momento, los otros doce personajes -y Erinis- se están llevando esta historia por tramas argumentales muy misteriosas…
¡Aguardo impaciente el próximo episodio!

 /////////////////////////////////////////////////////////////////////

Gracias por compartir esta aventura con nosotros, Arturo. Espero reencontrarme con todos ustedes el próximo fin de semana.

Y por si notan que esta entrada sale un poco tarde, es porque yo también me enfermo xD 

¡Comenten, gente!

Luck Lupin

Anuncios

Y vos... ¿Qué tenés para decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s