RotiBlog Fics: Dramadolgia, la Última Batalla – Cap. 5

 /////////////////////////////////////////////////////////////////////

Welcome back, Avengers

Espero que hayan tenido una buena semana. En esta ocasión, les traigo un nuevo episodio de la saga Dramadolgia.
 
Antes de comenzar me gustaría que echaran un vistazo al Fan Fiction que Lunático escribió para nosotros y que fue publicado el miercoles pasado:
 
Denle una oportunidad, es diversión garantizada xD
 
Sin mucho más para añadir, los dejo en las manos del buen Arturo:
 
/////////////////////////////////////////////////////////////////////

DRAMADOLGIA: LA ÚLTIMA BATALLA (Capítulo 5)

 /////////////////////////////////////////////////////////////////////

Sir Brickonor observaba el ancho mar mientras afilaba su espada. La muerte de su amigo Carlz le había resuelto a acabar personalmente con el monstruo, que ya se habia ganado un nombre: el Flagus. Las escuadras de Dramadolgia se habían puesto en marcha y los barcos hacian un rodeo del gigantesco terreno que comprendia el reino, pero sus armas y sus vigilancias eran inutiles. El extraño tiburón se aparecia en el momento menos esperado y terminaba matando a varios marinos y soldados. Aquel día fue inútil para Sir Brickonor, el monstruo no apareció en toda la noche y varios soldados comenzaban a perder la esperanza, pero la oportuna llegada de Annia-Marian y sus mujeres les hizo olvidar las penas.
 
Entonces, desde Wawanakwantida llegó la orden del Rey Miltonz de que se localizara a todos los magos y hechiceros disponibles, pues su hija, la princesa, había sido secuestrada. Fueron enviados mensajeros de aqui y de allá, pero no pudieron hallar a ninguno. Se enteraron que los magos habían sido muertos inexplicablemente. La magia de aquellas personas podrían haber servido para derrotar al Flagus, pero… ¿Qué se puede hacer si todos están muertos? Durante la cena, uno de los generales llamó al caballero:
 
-Brickonor, comprendo que deseas vengar la muerte de Carlz, pero se necesita tu fuerza para recorrer los bosques en busca de un mago que aun haya quedado con vida. Tambien nos ha llegado noticias de que un monstruo verde está acechando los bosques. Es parte de tu mision acabar con aquella amenaza.
 
-¡Lo hare, general! – respondió el caballero sin vacilar – donde esté el peligro, allí estaré yo, Brickonor MacArthusor para acabar con el. Encontraré al hechicero que nos ayudara.
 
El caballero partiría al amanecer. Entró a su tienda y se durmio tan pronto se recostó.
 
***
 
 
Potenzal observaba la pequeña embarcación que se acercaba a sus costas. Las antorchas apenas podian iluminar a los navegantes, pero el anciano sabía quienes eran. En cuanto el barco llegó a tierra, Scottinus y sus hombres bajaron y se reunieron con Potenzal.
 
-Está hecho, maestro, esos estúpidos magos de feria han sido acabados.
 
-¿Estás seguro de que no dejaste a ninguno vivo?
 
-Claro que no, buscamos por todas las guaridas y ya no encontramos rastros de esos. Creo que me he ganado una buena cena ¿verdad, maestro?
 
-Espera, ha llegado nuestro mas reciente aliado.
 
Un ruido de algo que emerge del agua llegó a los oidos de Scottinus y en cuanto este volteó, dio un salto hacia atrás. A unos metros de él, una enorme criatura lo observaba. Sus mandibulas brillaban mientras su respiracion era fuerte y temible.
 
-Este ser, Scottinus, ha sido bautizado por los dramadolgianos como el Flagus. Tiene las características principales de los tiburones solo que su fuerza y agilidad triplican a estos ultimos.
 
El monstruoso ser permanecía de pie y sin moverse.
 
-Tú… ¿creaste esa cosa?
 
De pronto, el Flagus gruñe y se disponía a dar un salto hacia Scottinus, pero Potenzal lo paralizó con su magia.
 
-Es extraño – dijo – se supone que no debe atacarnos, sólo lo hace cuando hay algun peligro que nos amenace. ¿Porque saltó hacia ti? – observó a Scottinus en silencio y luego agregó – ¿Acaso estas planeando algo contra nosotros, Scottinus?
 
-¡No! – gritó – yo he hecho lo que has ordenado. ¿Vas a creer más en este monstruo?
 
-Como sea – dijo Potenzal – no debe haber ninguna fricción entre nosotros. Sígueme.
 
Llevó a Scottinus hacia el patio donde estaba el malvado amo, aun congelado.
 
-Nuestro amo usó su magia para crear al Flagus, asi como otras criaturas que nos sirven y que ahora están causando devastación en Dramadolgia. Con la muerte de los magos, ya no habrá ningún aura magica que bloquee el progreso del gran Koko.
 
Señaló a este y Scottinus vio que adentro, el monstruo comenzaba a moverse.
 
-Ya se acerca la verdadera hora para su final aparición – dijo Potenzal y rió.
 
***
 
Dakotania nunca había montado un dragon blanco y no podía perder aquella oportunidad. Como la condesa no le iba a dejar partir, no tuvo otra opcion que esconderse otra vez. Dawner tuvo que resignarse, más no Erinis, que si le molestó la idea de tenerla de compañera por segunda vez. Zamz no dijo nada, pero fácil era ver la alegría en su rostro. Bis solo observaba y seguia al frente del vuelo. Para entonces, la princesa había dejado el traje que le dieron y se habia puesto unas ropas ordinarias, pero no tan viejas como la anterior. 
 
Durante todo aquel dia, los héroes sobrevolaron Dramadolgia. Sus ocupantes no dejaban de admirar las maravillosas vistas de la tierra desde tal altura. Las puntas de las montañas estaban bajo sus cabezas mientras podían ver muchos palacios al mismo tiempo. El dragón si que era veloz. Pudieron llegar a las montañas de Yukonia, por la que tuvieron que abrigarse de los fuertes vientos helados. Un rato despues de abandonar esas montañas, Dawner se puso de pie.
 
-¡Allí esta! ¡El bosque de liberación! La primera parte de la misión está por terminar, amigos mios.
 
-Vaya – dijo Dakotania – Era muy pequeña cuando vine aqui con mis abuelos, por eso no puedo recordar nada. Oh, Dios… no se que siento… como… como si quisiera… llorar.
 
-Es el aura del bosque, amiga princesa – le respondio Dawner – hace que tu alma se llene de paz interior.
 
 
El dragón descendió y todos, incluido Bis, bajaron y se adentraron a los bosques cuyos árboles, arbustos y demás plantas eran de una belleza incomparable a los demas lugares bellos del reino.  Allí se encontraban con las criaturas que moraban el bosque: venados, liebres, unicornios, etc, mientras que algunas hadas revoloteaban por los alrededores. Al ver a los animales, Zamz sacó una pequeña daga.
 
-¿No se les antoja un delicioso almuerzo? – dijo
 
-¡Zamz! – Dawner se habia acercado y le quito la daga – ¡Esta prohibido cazar a los animales de este bosque sagrado! El espiritu de este lugar te puede castigar con tu vida.
 
-Oh no – se calmó Zamz – ¿entonces cuando comeremos de verdad? Yo ya no puedo soportar esta dieta de frutas y sopas.
 
-Si – dijo Erinis – si estamos en una cruzada, merecemos alimentarnos mejor ¿verdad, princesa?
 
-Si, asi como una buena comitiva para que nos atiendan– agregó la princesa.
 
-Muy bien amigos, una vez que hallamos terminado aquí, iremos al primer pueblo que encontremos y conseguiremos carne para sus carniceros estómagos, ¿De acuerdo?
 
Bis entonces hizo una señal a todos y entonces señaló hacia adelante. Se veia parte de un riachuelo. Debemos seguirlo, dijo Dawner y todos caminaron hasta llegar a una aldea, cuyos pequeños habitantes observaron asombrados a los recien llegados.
 
-Gnomos – dijo Erinis.
 
Eran los gnomos que se encargaban de cuidar el bosque. Vivían a base de los frutos de la misma y de sus cultivos, por lo que no tenían que cazar. Dawner les mostró entonces aquella alhaja con los tres diamantes que habia traído desde el castillo y los pequeños aldeanos lo observaron. Llamaron entonces al mas anciano del grupo y este lo observó. Entonces contó al resto sobre el origen de aquel objeto y su significado. Los demás gnomos supieron entonces sobre el Gran Koko de la dos guerras pasadas asi como su reciente resurrección. Se acercaron entonces a Dawner y a los demás y les sirvieron de comer. Bis, antes de sentarse, sacó un silbato y silbó muy fuerte. Unos momentos después, el dragón blanco aparecia sobre las cabezas de los gnomos. Estos no se intimidaron, conocian bien a aquellas grandes bestias, por lo que le llevaron comida apenas el animal piso tierra.
 
-Dawner – pregunto Erinis – no pude preguntarte ¿Cómo es que habían mas magos además de ti?
 
-Pues hace muchos años, el mago del palacio, Potenzal, y que fue maestro del mio, Tirsus, decidió ampliar las enseñanzas de la magia y fundó una escuela para instruir a muchas personas y de esa forma tener mejor protegido el reino, pero hubieron problemas interiores asi como grandes señores que se oponian a la escuela. La gente tenia miedo de los cambios, asi que cerraron la escuela. El pobre Potenzal murió, Tirsus se convirtió en el mago oficial y los que habian aprendido de la escuela se dispersaron. No entiendo por que los reyes y demás se opusieron. Era una buena idea.
 
Mientras seguían charlando maga y aprendiz, Dakotania hablaba con Zamz.
 
-Sabes, recuerdo que siempre te metias a los juegos de espadas en las ferias y también que entrenabas con una espada de madera.
 
-Ah bueno, princesa, me gustan los juegos, yo lo hacia mas para divertirme, pero sin quererlo me converti en un as de espadas, observa. 
 
Sacó entonces su daga y lo lanzo hacia un poste de madera que estaba frente a ellos, pero la daga cayó muy lejos de su destino y cayó sobre las posaderas de un gnomo. El enano aullaba mientras Zamz trataba de sacarle la daga. Cuando finalmente lo logró, el gnomo tomó una lanza y le hincó en las piernas de Zamz al igual que en su trasero. Dawner y los gnomos calmaron a los dos y Zamz reanudo su almuerzo.
 
-Diablos, el espíritu del bosque ya me esta castigando, es por eso que falló mi atinada punteria.
 
Dakotania le sonrió y Zamz no pudo menos que sonrojarse.
 
-Quiero pedirte algo, Zamz, ¿Enseñarías a usar la espada a una inutil princesa… que no soy yo, pero hipoteticamente hablando, le enseñarias? ¿Podrías enseñar tambien a una bella y agraciada princesa como yo?
 
-¡¡SI!! – todos se espantaron con el grito de Zamz, luego este repitió en voz baja – oh, bueno… quiero decir… que si, gustoso te enseñaria, princesa Da… quiero decir… Zoiden… si, amiga Zoiden… hare dos espadas de madera y veras que en unos dias serás capaz de dar estocadas a todas las posaderas de los gnomos. Palabra.
 
Dakotania sonrió y siguió comiendo.
 
Unas horas después, los viajeros siguieron al gnomo anciano. Salieron de la aldea y se adentraron mas al bosque, siguiendo siempre el riachuelo. Luego de muchos pasos, llegaron al pie de un bello manantial, de donde salía ese riachuelo junto con otro. Dawner suspiró, llegamos, dijo. Cerca del manantial había un obelisco, donde estaban escrito todos los nombres de los heroes caidos en la guerra de hace 500 años. 
 
-Baron Tylord… Key-tlint… y Gwender – leia Erinis – Y más arriba hay unas iniciales.
 
-Asi es Erinis, estos nombres fueron de heroes quienes dieron sus vidas por la salvación de Dramadolgia – respondio Dawner – en especial, Gwender, ella fue la gran heroína, la mejor.
 
El anciano gnomo los llamó y se alejaron del obelisco. A unos metros habia otro obelisco. Todos se acercaron y vieron que era un monumento a las cuatro espadas mágicas. Alli estaban esculpidas las representaciones de aquellos instrumentos poderosos. 
 
-Oye, Dawner, aun no sabemos a que venimos aqui.
 
-Zamz, ahora lo sabrás.
 
Dawner se puso en posicion de meditación, cerro los ojos y comenzo a pronunciar las palabras de un conjuro… hasta pronunciar ¡DODEZ-KADEM! Entonces el monumento comenzó a temblar y las esculturas comenzaron a rajarse, solo que en cada grieta que se formaba, sobresalia un destello de luz. Los demás observaban espantados. Las grietas se multiplicaron hasta que las esculturas estallaron produciendo una fuerte luz. Cuando esa iluminosidad se desvaneció, vieron entonces, frente a ellos, y en donde estaban las esculturas, las cuatro espadas verdaderas. Estas se iluminaron y de pronto a Erinis y al resto les pareció oír voces que se le dirigian a Dawner. Las espadas dejaron de iluminarse y todo volvio a la normalidad.
 
-¿Cómo? – dijo Zamz – ¿Estuvieron aquí todo el tiempo?
 
-Si – dijo Dawner – No hay mejor forma de ocultar algo… que poniendolo a la vista de todos. Los espíritus de la magia me lo dijeron en la montaña lunar. Estoy segura que esos malditos encapuchados tambien fueron quienes destruyeron la cueva.
 
Se acercó y tomó las espadas.
 
-Un corazon noble, un espiritu decisivo, una fuerza voluntaria y un valiente idealismo. 
 
Nadie la entendio, Dakotania entonces, se puso a brincar.
 
-Fabuloso, fabuloso, ya tenemos las espadas ahora debemos ir y vencer a ese monstruo… y volveré a casa y hare una gran fiesta… y ustedes seran mis invitados de honor.
 
Dawner la detuvo.
 
-Aun no, amiga, tenemos las espadas, pero estas no pueden derrotar al enemigo, necesitamos hallar el Khar-ma, el objeto que une las cuatro espadas y forma uno solo: La espada Dramadolgia, y tambien debemos encontrar a las personas elegidas para portar estas armas. Nuestra mision apenas comienza, chicos, creanlo o no, el futuro de Dramadolgia depende de nosotros.
 
Erinis, Zamz, Dakotania y Bis se miraron. ¿Felices de que el destino les diera un papel importante en la guerra? ¿Emocionados por las aventuras que van a tener? ¿Ansiosos por correr y dar lo mejor de cada uno por Dramadolgia?
 
-Quiero irme a casa…
 
-Ya… no quiero ser aprendiz.
 
-Yo he dejado mucho trabajo por hacer en el establo…
 
-……
 
-¡Gran Blicia! ¿Que les pasa? – gritó Dawner – ¿Asi es como quieres probar tu valentia a la princesa, Zamz? ¿Acaso quieres volver a ser una niña abandonada, Erinis? Dakotania, tu quisiste venir con nosotros y ya no tienes marcha atrás. Bis, tu… bueno, aún no te conozco asi que no te dire nada… ¿Van a ser capaces ahora de dar la espalda cuanto mas se necesita de nuestra ayuda? Bien, entonces lárguense, regresen a su establo, orfanato y cuna de oro. Yo sola ire a enfrentarme con el destino.
 
Luego de unos momentos de culpabilidad, se acercaron lentamente a Dawner y le dieron su apoyo. No iban a dejarla sola. Bis hizo señales de vuelo con sus brazos.
 
-¿El dragón? ¿Podemos contar con el? – a la pregunta de Dawner, Bis hizo un gesto afirmativo – gracias, Bis. 
 
El anciano gnomo dio su respaldo a Dawner y todos regresaron a la aldea, pero en cuanto llegaron, el cielo repentinamente oscureció.
 
***
 
 
Los acólitos de Potenzal y Scottinus rodeaban el enorme bloque de hielo que había comenzado a presentar grietas.
« Llegó el momento» había dicho el anciano, y Scottinus sabía bien a que se referia. El anciano comenzó a pronunciar nombres, conjuros y alabanzas mientras el tempano gigante comenzaba a volverse rojo y mostrar más grietas. El viento comenzó a soplar fuertemente, la tierra tembló y el cielo oscureció de un golpe. Aquella oscuridad se produjo en toda Dramadolgia. En la isla, el rey Miltonz, desde su lecho, por ordenes del doctor, observaba como el cielo azul desaparecia por aquel negro dominante lleno de horror y de mal presentimiento. ¿Donde estará su hija? En las playas, en los bosques y demas castillos, la gente observaba, entre el terror y la curiosidad, el motivo del repentino fenomeno. Solo los ancianos podian decir por que esta oscuridad, que significaba y lo que iba a traer. El tempano entonces se puso más rojo y las grietas se multiplicaron. 
 
-¡Levantate, ahora, gran amo! ¡Muéstranos tu mano para guiarnos a la victoria definitiva! ¡Llevanos hacia el palacio de Wawanakwantida para que ocupes tu lugar y envies al anciano y mil veces maldito rey Miltonz a los rincones del infierno!
 
Cuando Potenzal terminó de pronunciar estas palabras el tempano explotó. Los hombres tuvieron que protegerse de aquellos terribles proyectiles de hielo. Cuando Scottinus se levantó, observó, tras el humo, la silueta de un ser de robusta apariencia, pero de pronto la gran mole comenzó a manifestarse, su cuerpo sufria unas convulsiones que cambiaban su fisico. Y entonces Scottinus observó, una vez que el humo se habia disipado, a un hombre de belleza dominante y soberbia que observaba a todos con un aire resuelto. El joven mago entonces reconoció aquel rostro pues lo había visto en aquellos pergaminos que su maestro le habia mostrado. ¡Chris-Mcleantosh! ¡La reencarnacion del Gran Koko de aquella guerra hace 500 años!
Pero esta vez no era un muñeco creado en esa ocasión. Ahora era un Chris-Mcleantosh de carne y hueso. Un verdadero reencarnado. De pronto, Scottinus sintió un hormigueo cuando el ser lo observó con dureza, entonces se dio cuenta que su maestro y todos los demas estaban postrados ante el ser, menos él. Lentamente se puso de rodillas, aunque sin sentir ningun respeto.
 
-¡Gran Koko! – decia Potenzal – durante 500 años, mis antepasados y yo estuvimos aguardando tu regreso que finalmente se ha producido. Estamos para servirte y cumplir con tus ordenes.
 
-¡Soy el Gran Koko! – respondió entonces – ¡Soy Chris-Mcleantosh! No cometeró el error de confiar todo mi poder en una estupida como Heatheryas. Ahora personalmente dirigiré esta cruzada hacia la conquista de Dramadolgia, viejos. La muerte de los magos han aminorado el aura magica que entorpecía mi regreso final. ¡Esto será asombroso!
 
Hizo señas entonces al anciano Potenzal para que se levantara.
 
-Escucha Potenzal, aún siento la presencia de un enemigo que porta la magia y lo que es peor, su aura esta mezclada con la energia de las cuatro espadas que tienen el poder para destruirme. ¿Es que acaso no te habias encargado ya?
 
Potenzal no respondio más que una mirada acusadora a Scottinus, quien permanecia en silencio.
 
-Es hora de encargarme yo mismo de esta situacion.
 
Y alzando los brazos, Mcleantosh convoco a unas criaturas aladas que aparecieron del cielo y tomaron una direccion hasta desaparecer en la oscuridad. 
 
-Es hora de alejar a esas fuerzas de las playas. Tomara tiempo crear el ejercito, pero tu y tus seguidores se encargarán de sembrar el caos y el desorden en los interiores del reino. Envía a tus hombres y obstaculiza los planes del enemigo mientras permanecere adentro y me concentraré.
 
Potenzal hizo un gesto afirmativo y se postró nuevamente. Mcleantosh entonces se dirigió hacia el fuerte.
Rápidamente Potenzal despachó a sus hombres a varios puntos del reino. Él y algunos permanecerían con el amo. El anciano envió un mensaje telepático al Flagus para que partiera a causar daño en el mar. Scottinus tambien tenia que partir, pues su misión consistía en ubicar las espadas para ser destruidas.
 
-Y agradece que el amo no te haya matado por tu ineptitud ¡Demuestra que eres digno de servirlo!
 
Scottinus nada dijo, pero cuando se alejo hacia el bote, maldecía al viejo, a los demás e incluso a Mcleantosh. Al llegar al bote, se encontró cara a cara con el Flagus.
 
-Mira, barracuda, me habrás espantado la primera vez, pero no vas a tocarme un pelo o maldeciras el momento en que me conociste ¿Me has entendido?
 
La bestia tiburón gruñó entonces y abriendo sus horribles fauces, salto hacia Scottinus. Este lanzo una poderosa ráfaga que empujó a la bestia al mar.
 
-¡Te lo adverti, estúpido engendro! – y acercándose a las aguas, metió una mano y saco un objeto blanco y puntiagudo – ¡Vuelves a atacarme y te sacaré mas colmillos como este hasta que tengas que alimentarte de papilla humana!
 
La bestia no responde y se zambulle al mar donde se aleja rápidamente. Scottinus rie y sube al bote donde no tarda en abandonar la orilla.
 
***
 
Los gnomos estaban intrigados por la oscuridad, Dawner habia tomado una posicion meditativa para hallar la respuesta, Erinis trataba de mantenerse serena, Dakotania temblaba y Zamz… no terminaba de decidirse en ir hacia la princesa y protegerla con sus brazos.
 
-¡Es horrible! – desperto Dawner violentamente – ¡Ira, muerte, sangre! Es un horrible cosmos lo que estoy sintiendo. Ha comenzado la batalla.
 
-¿Dónde? – preguntó Erinis.
 
Dawner se puso de pie y señalo el cielo oscuro, de pronto, de un punto de aquel firmamento aparecieron varias iluminaciones, como una lluvia de estrellas. Pero despues se dieron cuenta que eran los ojos de unas horribles criaturas voladoras, con cuernos y alas de murcielago. « ¿Cabras voladoras?» habia preguntado la princesa. Los gnomos entonces sacaron sus lanzas y encendieron mas antorchas. El anciano lider de la aldea había sacado un espejo, retiró la tela que lo cubria y se formo una barrera que cubria toda la aldea.
 
-¡Increible, como los espejos que protegen la isla! – gritó Dakotania.
Pero las extrañas cabras lanzaron rayos por la boca y estos chocaron con la barrera, produciendo grietas. Las criaturas sobrevolaban el pueblo protegido lanzando rayos.
 
-Las barreras no son tan fuertes como las del palacio, amigos – dijo Dawner – es hora, mi leal aprendiz, de poner en practica tus conocimientos.
 
Erinis asintió y sacó una vara que su maestra le había dado en sus primeros dias. Dawner tambien sacó la suya.
 
-Espero que lo leido hasta ahora pueda servirme. ¡Oh, gran maga Gwender! ¡Guíame a la derrota del gran Koko!
 
Seguidamente Dawner pronuncio fuertemente DODEZ-KADÉM y un rato de su vara atravesó la barrera  se dirigio hacia los monstruos, pero estos eran rapidos y el rayo solo les rozó. Zamz había cogido una espada que los gnomos le dieron, pero era pequeña como un juguete y el hombre se preguntaba si seria buena idea sacar una bandera de rendición. Dakotania había corrido a refugiarse en una de las chozas de los gnomos. 
 
Erinis tambien hizo su conjuro, y ante su sorpresa, un rayo salió de su vara, pero tambien rozo a alguna de las bestias. ¡Bravo, aprendiz! Le dijo Dawner y luego agregó que continuara. Los pequeños aldeanos, por su parte, arrojaban unas lanzas protegidas con magia, pues atravesaban la barrera para caer a las bestias. El mudo Bis sorprendió a todos al ver como lanzaba con fuerza y buena punteria. El dragon blanco, al lado de su entrenador, escupia fuego a cada monstruo volador que se le aparecia. 
 
-El espejo y las lanzas fueron regalos del mago Arriazan-Sotorus – decía Dawner a Erinis – intenta de nuevo.
 
La pequeña volvio a lanzar el rayo, esta vez le dio a un par.
 
-¿Lo ves? – le decia su maestra – el espiritu del bosque sin duda nos está ayudando.
 
Y de esa forma, maga y aprendiz, mas las lanzas de los gnomos y el fuego del dragón blanco no tardaron en dominar la batalla. Muchos de esos monstruos caian hasta que los que quedaron, repentinamente se retiraron. 
 
-¡Se fueron! ¡Ganamos esta guerra!
 
-Solo esta batalla Zamz – dijo Dawner – aun percibo las infernales vibras del Gran Koko. Tenemos que regresar al palacio y dar las espadas a los indicados. Y esperamos poder encontrar el Khar-ma.
 
Enseguida abrazo a Erinis y le dijo cuan orgullosa se sentia por ella en estos momentos. « Eres una digna sucesora ».
 
El gnomo anciano les deseó suerte y les dió una provicion del Malba, el remedio mágico. Zamz no tardó en sacar a Dakotania de su refugio y todos se despidieron de la gente pequeña. Subieron al dragón y la bestia alada pronto se alzo por los aires de regreso a Wawanakwantida.
 
Continuará…

 /////////////////////////////////////////////////////////////////////

WOOOOW

Más pronto de lo que creíamos, los planes de Potenzal y Scottinus se concretaron. Chris Macleantosh, el Gran Koko, ha regresado.

Y no está sólo. Ahora sabemos que tanto el Flagus, como las versiones dramadólgicas de Jack, la planta carnívora, y del calamar gigante, también fueron convocadas por él.

¡Esto se está poniendo intenso!

Por otra parte, estoy gratamente sorprendido por la ubicación de las Cuatro Espadas, en la estatua, a la vista de todos. Muy, muy ingenioso. Queda ahora saber quienes serán los portadores. 

«Un corazon noble, un espíritu decisivo, una fuerza voluntaria y un valiente idealismo»
 
¿Quizás, me atrevo a especular conque Brick, Jo y -quizás- Lightning tendrán ese honor?  Aún así faltaría un cuarto espadachín, y sigo sintiendo curiosidad por el destino de Mike en esta historia.

La respuesta tendrá que esperar hasta el próximo episodio

 /////////////////////////////////////////////////////////////////////

Gracias por compartir esta aventura con nosotros, Arturo. Espero reencontrarme con todos ustedes el próximo fin de semana.

¡No olviden comentar!  ^^

Luck Lupin

Anuncios

2 Respuestas a “RotiBlog Fics: Dramadolgia, la Última Batalla – Cap. 5

  1. Tengo que decir que en algo creo las espadas están destinadas a Brick,Jo,Lightning e incluso Cameron por lo de “valiente idealismo”.Hubo un momento en que pense que cada una de las personalidades de Mike serían destinadas a las espadas por mas que no suene predecible,les explico:
    -Un corazon noble: Chester
    -Un espíritu decisivo: Svetlana
    -Una fuerza voluntaria: Vito
    -Un valiente idealismo: Manitoba Smith

    • Hey, la Teoría de las Multiples Personalidades de Mike tiene sentido…
      Después de todo, las cuatro espadas se fusionan en una sola. La última vez fue Hawrold que utilizó la Espada Dramadolgia… Si esta vez no es Dawner… ¿Será Mike? o.O

Y vos... ¿Qué tenés para decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s