RotiBlog Fics: Dramadolgia – Cap. 8

¡Vengadores!

¡Una nueva semana comienza, y que mejor forma de hacerlo que con un nuevo episodio de la Saga Dramadolgia de Arturo Hernandez!

Pero antes…

¿Recuerdan que en el post anterior, exprese mi preocupación por ciertas incertidumbres en el doblaje de Revenge of the Island?

Pues la querida Poltergeist123 CeeCee, de la Wikia del Doblaje, me lo ha explicado Vía Coment y adasdadas acabo de recordar que pasé todo el día sábado corrigiendo ediciones de usuarios anónimos que editaban la página del Doblaje de Revenge eliminando el cameo de Gwen que fue confirmado por la mismísima Majo Estevez, quien como sabemos tambien dobla a Dakota 😐

Me irritó bastante. Menosprecian las fuentes de los latinos, sólo porque Todd Kauffman ni negó ni confirmó al hemisferio norte acerca de este cameo. Al final ya sabrán quién tenía razón…

Cómo sea, esto fue lo que Jesús Hernández me explicó:

Creo que eso disípa todas las dudas…

Sin más preámbulos, la octava entrega del Fic Dramadolgia.

 /////////////////////////////////////////////////////////////////////

LAS 4 ESPADAS DE DRAMADOLGIA (Capitulo 8)

 /////////////////////////////////////////////////////////////////////

La reina Lindsayna tenia el duro trabajo de tranquilizar a la población atrapada en el palacio. Los monstruos continuaban afuera sin poder entrar, pero en las noches, los dragones volvían a sobrevolar los cielos y disparando fuego con el fin de perturbar a los que estaban encerrados. Durante estos días, hubo tres intentos de sublevación. El capitán Bradymor logro atrapar a los cabecillas y enviarlos al calabozo hasta que recapacitaran. La reina aparecia entonces y calmaba a la gente con palabras sabias y esperanzadoras con éxito. La reina empleaba los días de encierro para aprender a gobernar asi como desarrollar el carácter necesario, gracias a Bieth. De esa forma logró que los ministros y demás autoridades dejaran de imponer su voluntad arriba de la de ella.

El problema de los viveres se había resuelto. Leshownill, Lashiqua y el robusto moro, siempre silencioso, llegaron sin problema al pasaje secreto. Para entonces, Bradymor custodiaba la entrada del altar de la capilla mientras que varios soldados se encargaban de vigilar el túnel y la salida. El obispo Untipus comprendía la importancia de que se silenciara lo relativo al túnel a los pobladores. No podían arriesgarse a su divulgacion pues los subditos, en un momento de desesperación, ingresaran al túnel para salir de la isla y convertirse en presa fácil de los invasores. Luego de asegurarse de que las mujeres eran amigos (Trentzenor les dio un broche que fue identificado por los soldados), Bradymor las llevo ante la reina quien les agradeció efusivamente por la ayuda. Les pidió asimismo que permanecieran con ella en el palacio para no sentirse tan sola. Los habitantes, entregados a su depresión, no se percatarían de la presencia de los nuevos. “Sus deseos son ordenes, majestad, mientras tenga mis fuerzas, nadie le hará dañó” le dijo Leshownill.

El espejo magico, en tanto, seguía intacto y la muralla soportaba los ataques. ¿Pero por cuanto tiempo más?

Una mañana, mientras los pobladores se levantaron para ir a los jardines del palacio, para poder observar el mar ahora prohibido para ellos, sonaron las campanas y todos fueron corriendo hacia el patio principal. Allí les esperaba la reina con Bieth y Bradymor.

-Mis amados súbditos, vengo a anunciarles una extraordinaria noticia: Justinus, aquel conde que se vendió a las fuerzas de Macleantosh, ha sido derrotado por nuestros amigos Haworld, Gwender, Owenides, Noáh y Coudy.

Al principio no podían creer lo que decía su majestad. ¿En serio ellos pudieron derrotar al conde? ¿El gloton Owenides? ¿El inútil de Noáh? ¿Aquel enano ridículo de Coudy? ¿Hawrold, ese aprendiz de mago?

-Pero no estuvieron solos, ellos fueron ayudados por nuestro caballero, el gran Trentzenor. ¡Si amigos mios! ¡Trentzenor estaba vivo y ha vuelto para luchar por nosotros! ¡Hemos recuperado dos de las espadas sagradas!

Una noticia como esta les devolvió la vida en un segundo. Todos gritaron al unisono y lanzaron hurras a los ausentes y a la reina. La alegría los invadió tanto que a ninguno se le ocurrió preguntar como esos cuatro salieron de la isla ni como se entero la reina de esto.

Aquella noche, todos decidieron celebrar la victoria. A medianoche, Bradymor, luego de pasar felices momentos con su amada Bieh, se dirigio a la capilla para continuar custodiando la entrada secreta. La capilla estaba ya cerrada y la gente ya estaban durmiendo luego de embriagarse. Pero cuando se disponía a dormir, oyo que alguien tocaba la puerta secreta. Al abrirla vio a uno de sus hombres llevando a uno malherido y vendado, un moro: delgado y con pelo corto. Lo reconoció de inmediato, era uno de los que llegaron a la celebración con el barón Tylord y que partió con él de regreso a sus tierras.

-Yo me encargaré, soldado, puede volver a su puesto.

Bradymor condujo al hombre hacia una de las bancas de la capilla. ¿Qué ha sucedido?

-Unos ermitaños lograron detener mis heridas en el camino, he caminado por dos días para llegar hasta aquí. He venido a hablar con la reina.

-¿Pero que ha sucedido?

El hombre comenzó a hablar:

Mientras estaban preparando sus armas y armaduras para levantarse contra el enemigo, se aparecio el oscuro ejercito de Chris Macleantosh. El pudo ver a Alexander, quien estaba a cargo. No tuvieron tiempo de prepararse. Los ogros y soldados negros se abalanzaron hacia ellos. El barón Tylord alzo su espada y ordeno el contraataque, todos entonces avanzaron hacia los invasores y la batalla se produjo. Sangre, muertes, cabezas decapitadas, los hombres del barón poco pudieron hacer contra el enemigo. Alexander avanzaba barriendo con los que se les oponían hasta llegar al barón. Los malvados entraron al fuerte escondido y lo volvieron cenizas…

-Fue una espantosa carnicería, capitán Bradymor – continuaba el hombre – no pudimos vencer a ese traidor ni a ninguno de sus malvados seres.

El quedo malherido, pero pudo levantarse y al ver que la batalla había sido perdida, logro huir, no sin antes ver a sus compañeros caidos.

-¿Y el barón Tylord?

-¡El barón Tylord dio su vida por la reina!

***

La celebración de nuestra victoria, como ordenó Tretnzenor, había sido medida y con cautela. No dejábamos de vigilar ante un sorpresivo contraataque del enemigo.

DiJoy preparo nuestra cena con las provisiones del palacio. Y estaba deliciosa. DiJoy atribuyo su éxito al carbón que había traido. Esa hazaña sirvió para perdonarlo por su actitud en la batalla, excepto a Trentzenor.

-Tu fuerza es suficiente requisito para usar la espada de tierra, y te entrenare para que colabores en nuestra cruzada.

-Pe-pe-pe- pero yo soy un pacifista, estoy en contra de la violencia…

Pero es aquí donde intervino Seirra, se acercó a él y le dijo que si no hacía lo que el caballero le ordena, ella tendrá que decircelo a Madre. DiJoy, suspiro y tuvo que aceptar. Luego de su intervención, la alta mora fue en busca de Coudy, quien aprovechó el momento para ocultarse de ella.

Seirra, Seirra. Yo se lo que es estar enamorado. Por que yo también lo estoy. Durante los días de entrenamiento con Gwender en las cuevas, había alguien quien cuidaba de mí. Leshownill, sin que se lo hayan ordenado, preparaba mi cama, servia mis comidas e incluso remendó mis ropas. Nunca una mujer me había dado esas atenciones, En las noches charlábamos un poco y descubrimos que teníamos casi los mismos gustos y temores. Cuando nos despedimos, ella me dejó su pañuelo impregnado con su perfume. Antes de la batalla la cogi y aspiré su fragancia, lo cual me dio valor para subirme sobre Owenides y entrar al campo de batalla. No pasaba una noche sin pensar en Leshownill y estoy seguro que ella tampoco. Nos volvimos a ver cuando nos comunicamos con la reina para darle la noticia de nuestro triunfo. Al mirarnos, supe que no debía perder, debía continuar hasta derrotar a Macleantosh, para lograr mi felicidad y la de Dramadolgia.

Mientras mi mente estaba ocupada en aquellos bellos pensamientos, me percaté que Trentzenor había encontrado un arpa destruida, sin duda, por uno de los rayos que arrojaba Justinus contra Gwender. Y en ese momento, esta se aparecía. Caminaba con dificultad, pero estaba ya un poco mejor. Se acercó al caballero.

-Seirra me dijo que entrenarías a DiJoy. Es una buena desición.

-Gracias por apreciarlo. – respondió levantando el arpa.

-Que lastima que se haya destruido, hubieras podido tocar algo. Hace mucho tiempo que no escucho tus melodías.

-Yo también extraño esos momentos…

En ese instante se observaron, pero segundos después, vi una ligera turbación en Trentzenor.

-Debemos partir al amanecer y sin demora – y se alejó de ella.

Gwender quedo muy triste y yo comprendí por qué. Nuestro siguiente objetivo era recuperar la espada del viento, y esta estaba en poder de Duncanz, su… ¡Oh Diablos!

Al terminarse los bailes y las bebidas, yo y mis amigos nos reunimos alrededor de una fogata en donde Trentzenor había trazado nuestros próximos planes.

-Tenemos que avanzar por la jungla para evitar los campos abiertos. Al salir de alli nos encontraremos con el gran desierto. Si reunimos suficiente agua, podremos cruzarla hasta llegar a Muskocán. Allí está Courtneysand y la espada.

-Lo sé – murmuró Gwender.

Los caballos que hayamos solo alcanzaban para la mitad de los hombres, el resto tenía que seguir a pie. Las catapultas que nuestros enemigos usaron contra nosotros tenian que ser destruidas pues eran muy grandes para llevarlas y no podíamos dejar que ellos los tomarán de nuevo. Finalmente, habíamos que llevar las provisiones del castillo para el viaje. También  logramos encontrar muchas armas que fortaleció a nuestro Ejército de Salvación.

Trentzenor se me acercó y me dijo que sentía el habernos tratado mal en la cueva. Sucedia que él ya había perdido las esperanzas y ya estaba resignado a morir derrotado, pero cuando recordó las palabras profeticas que Key-Tlint le dijo al despedirse, poco a poco había renacido la esperanza y la fuerza por la liberación, la que trajo como resultado la derrota de Justinus. Le dije que no se preocupara, lo importante ahora es que estábamos en camino.

Y asi acabo esa noche. Coudy seguía en su escondite, Seirra dormía junto a Gwender, Noáh roncaba y Owenides terminaba de devorar los restos de comida. Nos echamos para dormir. Mañana comienza otra cruzada.

***

Cuando vio el negro caballo en la entrada, junto con sus soldados, Alexander no pudo evitar enfurecerse. 

Se sentía humillado. Acababa de regresar de Ontarión con sus hombres y lo que deseaba en estos momentos era proclamar su furia ante el amo, pero ese Duncanz maldito tenia que venir. ¿Por qué? ¿Por qué no le envió a él a combatir contra el baron? Recordaba cuando en los primeros días de invasión, el y Justinus se encargaban de atacar. Duncanz, en cambio, no cumplia la orden. Se quedaba observando sin levantar la espada ante los aldeanos a los que tenía que matar y apresar. Sin embargo, nunca fue reportado ante Macleantosh debido a Courtneysand, quien lo defendía. Solo en las batallas mostraba su fuerza y el amo lo felicitaba. Maldito.

Alexander ya había entrado en los pasillos, cuando se encontró con el Zequel.

-Gusano, quiero hablar con tu amo ahora.

-¡No! El amo está con caballero Duncanz, no interrumpirlo.

-Insecto asqueroso…

En cuanto se retiro el enano, Alexander dio un fuerte golpe en el muro. No olvidaba la vez cuando Duncanz lo humilló en aquel torneo en Wawanakuantida. A el lo respetaban por considerarlo el mejor guerrero, pero esa derrota lo puso a un segundo lugar y pronto se olvidaron de él. Pero el otro asunto, el verdadero motivo de la traición al rey…y volvió a jurar que acabaría con Lindsayna y los demas y después, cuando todo esté conquistado, se encargaría de Duncanz, que en ese momento salía de la sala.

-Es un milagro verte aquí solo sin tu niñera.

-Cuida tu lengua, Alexander, el amo quiere hablarte ahora.

-¿Adonde vas? ¿Otra vez a arrastrarte a sus faldas?

-Mejor preocupate por ti – le respondió Duncanz ya retirándose – recuerda que el amo te necesita cuando se enfurece para desquitarse contigo.

-¡Algún dia tú y yo…!

-¡Cállate y entra!

Alexander se volvió enseguida ante la fuerte orden. Ingresó y cerró la puerta. Allí estaba el bello pero malvado opresor.

-¿Y bien?

-Amo Mccleantosh, he tenido el peor combate en mi vida. Ese tonto barón Tylord apenas sabia sostener su espada. Acabé con su vida en un segundo y con sus hombres. ¡No era una batalla digna de mí! ¡Fue una humillación! ¿Por qué…?

-¡Ya deja de lloriquear! – le interrumpió Chris-Macleantosh – Duncanz vino a reportar lo que yo había estado presintiendo: El caballero Trentzenor está vivo y se ha unido con esos hombres enviados por la reina.

-¿Qué?

-Ha reunido también a sus hombres y ahora son un ejército.

-¿Y la espada del fuego?

-Lo tienen y ya lo han utilizado. Justinus ha muerto.

-¡No puede ser! – exclamó casi como un aullido – ¿Y la espada de tierra?

-La espada está en poder de ellos y su regimiento fue vencido. Ya he enviado a un cuerpo para seguir sus rastros, pero estoy seguro que ya están lejos.

Alexander comenzó a andar de un lado a otro.

–    Entonces ya tienen las dos espadas. ¡Sabia que algo iba a ocurrir! ¿Lo ves? Debi haber ido a combatirlo. ¿Qué hacia Duncanz? ¿Acaso no estuvo allí?

-¡Silencio! – Alexander se detuvo – Justinus siempre fue un inútil y su muerte me afecta en los más minimo. Y no es necesario que Duncanz vaya contra ellos. ¡Ellos van hacia él! – rio entonces – no podrán pasar por el castillo de Courtneysand, van por la espada del viento y es allí donde serán derrotados.

-Entonces debo unirme.

-¡Tú no irás a ningún lado, idiota! Duncanz los vencerá y recuperará las espadas. Tú permanecerás aquí hasta que te ordene que partas. ¡Ahora vete!

Al salir de la sala, Alexander se encontró con Hachetof quien portaba la comida para el amo. Se alejo insultando a Duncanz y a todos. Hachetof escuchó que lo llamaban e ingresó. Mccleantosh le señalo la mesa donde puso su comida y luego salió. Al cerrar la puerta, el moro se preguntaba por qué nadie debía ver comer al amo. Era una prohibición. Al que lo veía comer, moriría. No entendía esa norma. Se retiró a su cocina, donde el amo lo llamaría mas tarde para otros masajes.

***

La jungla nos evitó el desierto. Ahí estábamos, caminando en medio de esa fauna donde no había ningún animal salvaje. Todos habían huido a la parte alta de la selva. Afortunadamente solo teníamos que pasar por las cercanías. Aunque esta también tenía muchos arboles los cuales me daban una sensación de encierro.

Tras una hora de marcha, ingresamos a un campo abierto, similar al bosque donde yo y mis amigos hallamos a Gwender, solo que esta era mucho más amplia, como el campo de algún torneo. No estaba tan alejado de la realidad. A nuestro alrededor surgieron gritos, uno tras otro, entonces aparecieron de improviso muchas mujeres quienes nos apuntaban con lanzas y flechas. En los arboles vimos a muchas mas apúntandonos. A nuestros hombres nos les dio tiempo de armarse. Trentzenor y los demás estaban intrigados y sin saber que hacer. Decidi atacar y lentamente levanté mi vara, pero en ese momento surgió una voz:

-¡Alto! ¡Que ninguna dispare!

-Parece que alguien las está mandando – les digo a los otros.

Frente a nosotros apareció una mujer, de mirada dura y penetrante.

-¿Son enviados de Macleantosh?

-No, somos los buenos – les respondo rápido – somos el Ejercito de Salvación.

-¡Ba! ¡Nadie puede armar un ejército contra él! Ya no tienen el valor. Usteden quieren invadir nuestra selva pero no lo lograrán. Asi que confiesen o me amargaré.

-¡Espera Eyva, no les hagas daño! – una voz surgió de repente y nos era familiar.

Y detrás de Eyva apareció Izzya, la chica que ayudamos unos días antes.

-Hey ¿Qué dicen, amigos? ¿Han venido a convertirse en amazonas? Dejénse crecer el cabello, usen faldas y pónganse nombre de mujer, serán felices aquí. Eyva, observa a ese caballero, a esa dama de negro, al delgadito y al enorme, guapo y apuesto hombre rubio, ellos son los que me ayudaron a liberar al Sasqua.

-¡Te has olvidado de nombrar al valiente y gallardo bibliotecario! – gruñó Noáh.

-¡Vamos muestrénle la espada, muéstrenle! – seguía gritando la loca.

Trentzenor sacó entonces las dos espadas.

-¿Ves esa espada roja, Eyva? Con esa acabó con los monstruos que apresaron a nuestro amigo.

-Conozco esa espada – dijo de pronto la jefa e hizo señas a sus mujeres que bajen las armas. – Es la espada de fuego que hablaban mis amos y la otra es la que portaba ese gusano Justinus. ¿Cómo se la arrebataron?

Entonces Trentzenor le contó sobre nuestra batalla. Mientras lo hacia, las guerreras dejaron sus puestos y se acercaron a nosotros, admirándose de la noticia de la desaparición definitiva de tal detestable personaje.

-Entonces, de verdad son libertadores.

-¡Si, amiga! – dijo Owenides – Chris Macleantosh morderá el polvo.

-Eres todo un guerrero, grandote – reía Izzya y mi amigo se ruborizó.

Entonces Eyva nos contó que antiguamente ella servia a dos reyes en el norte, pero al caer victimas de los invasores, ella huyó y reunió a muchas mujeres dispersas por los campos (que habían huido de sus hogares destruidos) y las convirtió en soldados. Se asentaron en la selva para proteger esta de las manos de Macleantosh aunque hasta el momento no la había invadido.

-Es solo cuestión de tiempo – dijo Gwender – El miserable se apoderará de la selva en cuanto pueda.

-Entonces es probable  que haya ordenado a Courtneysand a capturar al amimalote – agregué.

-En eso tienes razón. – dijo Eyva.

En ese instante se escucho un fuerte y lejano rugido.

-¿Lo oyen? El Sasqua es el rey de todos los animales de la selva. Al atraparlo intentaron aminorar nuestras fuerzas. Debo agrececerles por su valerosa ayuda, amigos liberadores.

-¿Nos ayudará entonces? – pregunto Trentzenor.

-No podemos. Ahora debemos vigilar la selva más que antes. Pero les dire que haré: Izzya aquí las guiará a atravesar este lugar. Ella es una buena exploradora.

La mujer entonces se acercó dando grandes saltos y termino en los hombros de Owenides.

-Les contaré historias, les conseguire comida y sobre todo disfrutarán del placer de mi compañía. ¿De acuerdo, ricura?

Y al decir esto, le pellizco las mejillas a Owenides que esté no tardo en ser cautivado. Eyva y las mujeres nos abrieron paso y proseguimos la marcha. La líder y sus soldados (Eran solo cien en total) se adentrarón en los arboles a seguir vigilando. Si tan solo se hubieran unido a nosotros.

Dos días tardamos en cruzar la selva. Izzya fue una buena guía y algo habladora. De entre todos los disparates que decía, nos contó que ella solia ser una chica muy inteligente en Albertán, reino ahora desaparecido. Huyo tras la invasión donde cayó a un pozo golpeándose la cabeza. Eyva la rescató y fue su primera soldado. Ahora era su lugarteniente y mejor amiga. Al no recordar su nombre, se puso varios: Kaleidospia, Explosivonia, Cerebrálida, hasta que halló el que le gustaba, Izzya.

Al final del segundo dia, llegamos a un manantial donde nos lavamos y bebimos. Hermoso manantial.

-A solos unos pasos están las montañas, me pregunto si lograremos cruzarlas – dijo Philz, muy preocupado.

-Debemos hacerlo. Al menos ya nos liberamos del desierto – dije.

-Creo que desde allí ya no puedo acompañarlos más. – dijo Izzya.

Observé entonces que Gwender había bajado de la carreta y se acercó al manantial. Cogió una piedra y la observó, luego metió la mano en sus ropas y sacó otra piedra. Era idéntica a la que recogió.

-¿Recuerdas Hawrold? – me decía – Key-Tlint me dio esta piedra y me dijo que lo arrojara adonde perteneciera para obtener ayuda. Esta piedra pertenece a este mananial.

Y diciendo esto, arrojó las dos piedras al agua. En ese momento, las aguas se movieron. La pequeña cascada del manantial se abrió y en medio de las aguas salieron unas piedras planas que nos conducían a la entrada que estaba detrás de la cascada.

-¿Qué dicen, amigos? – preguntó Gwender.

-Si lo dijo Key-Tlint – dijo Trentzenor – entonces no hay nada que temer.

Y haciendo una señal, todos entramos a la cueva.

***

La madre de Courtneysand fue la primera ministra del abuelo de Lindsayna, por lo que fue criada con lujos y riqueza. Conforme crecía, la pequeña fue desarrollando talento en lo que se refiere a organizar, dirigir y sistematizar. Ya tenía una experiencia como guía de etiqueta y buenas maneras. Sin embargo, su madre, Ximen, había fallecido de una mortal enfermedad y ella aun no era lo suficientemente mayor para sucederle en su cargo, por lo que otra persona ocupó el lugar del primer ministro, el mismo anciano que estaba ahora encerrado en Wawanaquantida con la reina.

Sin embargo, el rey Tarifay decidió nombrarla doncella de la princesa, pues veía en la chica como una buena mano derecha y consejera para su hija. Al principio, Courtneysad consideraba el nombramiento un insulto a su inteligencia, pero luego la aceptó, pues pensó en que sería una buena idea dominar a Lindsayna y manipularla para que un futuro no muy lejano, la ayude a escalar posiciones y convertirse, posteriormente, en reina de Dramadolgia, pues creía firmemente que alguien emprendedora como ella podria llevar al reino a un desarrollo mas alto.

Sin embargo, sus proyectos se vieron un tanto truncados por la presencia de Bieth, sobrina del medico real, y que fue nombrada doncella también por influencia. Pronto, aquella enana y la princesa se volvieron muy unidas y mas adelante, al aparecer Gwender (hija de la condesa Rakelz Riveriz), se formó un trio solido. Lindsayna apenas le hablaba a Courtneysand y solo le respondia brevemente, señal de que no le simpatizaba mucho. Esto la enfureció y decidió entonces en ser la líder de las demás doncellas de la princesa, mientras se le ocurría la forma de deshacerce de aquellas dos mujeres.

La oportunidad de eliminar de Gwender apareció después. Cuando esta comenzó a entrenar para ser maga, Courtneysand aprovechó para protestar ante la reina Alondrania, junto con las otras mujeres, sobre el cambio de estilo de la doncella. Su nueva apariencia asi como la afición por el color negro podía ser una mala influencia para la princesa. En este punto, Courtneyand tuvo una inesperada aliada en la reina, quien discutía con el rey sobre este problema asi como la de expulsar a Gwender. El rey, sin embargo, se opuso, pues su hija era muy feliz con Gwender. No la expulsaría.

Coutneysand quedo frustrada y furiosa y esperó nuevas oportunidades para lograr su propósito. Fue en aquellos días cuando conoció en persona al capitán Duncanz. Logró bailar con él en el cumpleaños del rey, y desde ese momento, se enamoraron. Para la doncella, este enamoramiento era señal de triunfo, una conquista, un nuevo escalón avanzado, un paso más hacia su sueño de gobernar Dramadolgia.

El tiempo que estuvieron juntos limito la campaña contra Gwender, pues Courtneysand estaba dichosa de tener como novio al mejor caballero del reino. No le importo la presencia del petulante Justinus, quien en ese tiempo visitaba a Lindsayna. Y un buen dia, Courtneysand se entero a través de las doncellas (quienes ya trabajaban para ella como espias), que Gwender estaba saliendo mucho con Trentzenor, el otro gran caballero de Dramadolgia. No le tomo mucha importancia al asunto, ella estaba feliz con el hombre que estaba a su lado.

Corrieron los meses, Justinus no volvió más, debido al incidente del espejo, y el barón Taylord hacia su aparición. La enemistad entre Courtneysand y Gwender habían menguado un poco, incluso las dos parejas salían juntas muchas veces. La camaradería entre ambos caballeros contagio a las dos mujeres y pudieron haberse vuelto amigas definitivas de no haber sido por la misión que le encomendó la princesa. Se acercaba su cumpleaños y pidió a Courtneysand, debido a su experiencia en organizar, que se encargara de preparar todo lo relativo a la celebración. No es difícil imaginar su alegría. ¡La misma princesa le ha encomendado una misión! ¡Finalmente se fijaba en ella! Y asi comenzó el trabajo. Tres semanas de ardua labor por la que tuvo que sacrificar el salir con su amado. No importaba, este trabajo le daría beneficios en el futuro.

Nada más alejada de la verdad. Al concluir el último dia de trabajo, se encontró con Trentzenor y este, con furia, le contó que Gwender había terminado con él. ¿Por qué te dejó? ¿Es que no te imaginas por que?… No, Coutneysand se negaba a creer, buscó a Duncanz, pero este había dejado a la isla y no volveria hasta el cumpleaños de Lindsayna. Entonces buscó a Gwender y sabia donde estaba ella en ese momento. Se apareció en la habitación del mago, pero solo halló a Hawrold.

-¿Dónde esta Gwender?

-No se encuentra aquí, está fuera de la isla con mi maestro. Pero volverá en la fiesta.

La felicidad de Courtneysand desapareció. Los siguientes días estaba nerviosa, inquieta, esperando a Duncanz para pedirle explicaciones. Pasaba horas, encerrada en su habitación esperando el dia. Y ese dia llegó. El castillo estaba lleno de alegría, música y abundante comida. Courtneysand vigilaba que todo marchara a la perfección, pero su preocupación lo dominó y comenzó a descuidarse. De nada servia las llamadas de Lindsayna, la doncella solo veía la entrada del castillo, esperando a Duncanz. Gwender y el mago Twisteroy llegaron, pero Courtneysand no pudo acercarse a ella, pues esta inmediatamente fue llamada por Lindsayna y no se separaron. Entonces fue a la entrada a esperar al capitán, olvidándose de sus quehaceres. Bieth tuvo que encargarse. Cuando finalmente llegó Duncanz, Courtneysand fue de inmediato a pedirle explicaciones. Duncanz le confirmó sus temores. Si, lo de ellos había terminado, él amaba ahora a Gwender. ¡Y ella a él!

Courtneysand se encerró en su habitación y lloró de rabia. Destrozó sus muebles y juro vengarse de “esa maldita bruja.” Al dia siguiente, fue donde Alondrania,  junto con sus acólitas y contó como Gwender, con su magia negra, había engañado a Trentzenor para abandonarlo por Duncanz. Le dijo que Gwender usaba sus poderes para controlar a los caballeros y hacerlos perecer entre ellos por simple maldad.

La reina, quien si sentía aprecio por Courtneysand, la volvió a apoyar y esta vez, con éxito. El rey recordó que Trentzenor se había excusado de no asistir a la fiesta y aquella mañana, le informaron que ambos caballeros habían discutido ya varias veces y en la última, estuvieron a punto de empuñar sus espadas. Tarifay quedo convencido. Desterró a Gwender.

Courtneysand quedo satisfecha y luego se alegró mas. Habia olvidado que tiempo atrás deseaba deshacerse de Gwender y finalmente lo logró. Ahora podría convertirse en la preferida de la princesa, pues Bieth seria fácil de aplastar. Las otras damas la apoyaban y gracias a lo de la fiesta, tenia todo a su favor. En ese momento aparecía la princesa con Bieth. Courtneysand se acercó sonriente y triunfadora para ofrecerle su completa dedicación, pero al acercarse, Lindsayna le dio una gran bofetada. Las demás damas observaron que la princesa estaba muy seria. Nunca la vieron asi antes.

-Eres mala y no te quiero más aquí. Hablaré con mi padre para que te eche de la isla también.

De nada sirvieron las protestas de la reina. El rey amaba a su hija y hacia todo por complacerla. Las otras doncellas, temerosas de correr la misma suerte, se volvieron contra Courtneysand y apoyaron la decisión de expulsarla. La ex doncella abandonó la isla y fue subida a una carroza donde lo llevaría a Muscokan, su lugar de procedencia. Pero en mitad del camino, pidió detener el coche, pues dijo que sentía nauseas. Al bajar, se alejo unos pasos, y al percatarse que no la veian, se echo a correr.

Al dia siguiente estuvo caminando errante sin rumbo, maldiciendo a la princesa, a su padre, a Gwender, Duncanz y todo lo demás. Su futuro había sido arruinado. Ya no seria reina. A la mañana siguiente entró en un bosque donde vio una luz proveniente de una cueva. Cuando se acercó, escuchó que la llamaban: Courtneysand, Courtneysand. ¿Quién la llamaba? Y esa voz. Esa voz le era familiar. La había oído antes. La seguía llamando y entró…

Duncanz se había puesto a buscar a Gwender, él estaba ausente cuando la expulsaron, de lo contrario, la habría defendido ante el rey. Pasaron semanas y no la hallaba. ¿Dónde podría estar? Un buen dia, cabalgando lentamente, halló una cabaña y a su dueña en la puerta. Su sorpresa fue grande cuando vio que era Courtneysand. “Entra. Celebremos nuestro encuentro con un buen almuerzo.” En la mesa, Duncanz observava a la anfitriona con una luz distinta. Se veía amable y sin ningún rencor.

-Courtneysand, no se como decirte…

-No, no, amigo, no gastes palabras. Olvidemos estos hechos. Como vez, yo también fui castigada por mi soberbia. Ahora deseo vivir en paz y sin ningún conflicto con ninguna persona. Menos contigo. Siempre seremos buenos amigos al final. ¿Verdad?

El capitán asintió y se sintió aliviado. Despues de la comida, se acercaron a la ventana a ver el atardecer.

-Duncanz ¿no es lindo ver el sol ponerse?… ¿Recuerdas esas tardes en el palacio cuando observavamos el horizonte?

El momento, la luz crepuscular, las palabras dulces de ella… Duncanz se dejó llevar por el romanticismo.

-¿No podias darme… un beso como en los viejos tiempos, Duncanz?

Duncanz, cautivado por el momento, se acercó a besarla, mientras sentía una de las manos de Courtneysand sostener su muñeca derecha…

Los pobladores del reino quedaron espantados con el surgimiento del malvado Macleantosh y lo mismo cuando descubrieron al capitán Duncanz siendo parte de su ejército. La guerra comenzaba y las muertes también…

Courtneysand tenia ya el poder que le fue negado en la isla. Allá afuera, los ogros y los soldados aguardaban la venida del Ejercito de Salvacion, era solo cuestión de horas para la inminente derrota de esos rebeldes. Ella ya estaba en cama, cubierta con una sabana. En ese momento la puerta del cuarto se abria y Duncanz apareció con la espada del viento en su cintura.

-¿Y bien? ¿Qué dijo?

-No lamenta la muerte de Justinus, pero si que la espada de tierra se haya perdido.

-La recuperaremos.

-Se preguntó porque Justinus no le pidió refuerzos. Entonces le dije que tú le enviaste la ayuda necesaria, pero que fue en vano.

-¿Y quedo convencido?

-Si. No entiendo por que engañaste a Justinus. ¿Me lo diras por fin?

-Ese petulante no era un buen soldado. Seria mejor para nosotros no tenerlo como aliado. Esa espada debe usarlo un verdadero guerrero. Ahora que esta muerto, todo es cuestión de esperar a esos rebeldes y quitarles las dos armas.

-Eres un precioso monstruo. Voy a matar a Trentzenor esta vez, le arrancare la cabeza para usarlo como almohada.

-No malgastes tus energias, querido. Recuerda, ellos no son el enemigo. El verdadero enemigo es el que maneja esa estúpida marioneta.

Duncanz se tranquilizo. En ese momento Courtneysand retira la sabana que la cubria, mostrando su cuerpo completamente desnudo ante el ex capitán de Dramadolgia.

-Ahora, amado mio,  – dijo abriendo las piernas – Usa tu verdadera espada para cubrir esta trinchera.

Duncanz sonrio y lentamente comenzó a desabrocharse…

Continuará…

 /////////////////////////////////////////////////////////////////////

Wow.

Wow, Wow, Wow

Un capitulo retrospectivo donde nos adentramos un poco más en la historia de los protagonistas…

Rayos, Tylord está muerto. Me siento mal por la pobre Lindsayna.

¿DiJoy con las espada de Tierra? Are you kidding me?

Veo un GxT en el futuro próximo. Que lástima que Hawrold ya se haya enamorado de la Leshowna del Fic 😐

Alexander y su orgullo herido xD o_O Me preguntó que secreto esconderá el sistema digestivo de Macleantosh.

¡Izzya ha regresado! Aunque su papel de guía haya sido breve, espero que pueda tener alguna otra participación en los capítulos que queden. También me alegro que Eyva este del lado de los buenos =D

¡Y por último, la historia de Courtneysand!

No tengo mucho que agregar, es decir, me conmovería por ella, pero en mi lista, Gwender siempre estará por encima de ella.

Adasdasdas que final más picante :$

Una duda. ¿Veremos a Heather en acción en algún capitulo?

En estos 8 capitulos, ella, las MAPS, y BridGeoff son los únicos personajes que no han aparecido… por ahora =D

Hasta la próxima, Vengadores…

Luck fuera

Anuncios

9 Respuestas a “RotiBlog Fics: Dramadolgia – Cap. 8

  1. Bueno, dejo un poco un poco tarde el review, pero aqui esta:

    ” “Sus deseos son ordenes, majestad, mientras tenga mis fuerzas, nadie le hará dañó” le dijo Leshownill.” Jjej Esa es la actitu 😀
    “-¡El barón Tylord dio su vida por la reina!” Tyler nunca me importo mucho (?)
    “Seirra, se acercó a él y le dijo que si no hacía lo que el caballero le ordena, ella tendrá que decircelo a Madre. DiJoy, suspiro y tuvo que aceptar.” DJ=Hijito de mami
    “Luego de su intervención, la alta mora fue en busca de Coudy, quien aprovechó el momento para ocultarse de ella.” Perdon si uso el texto del Fic, pero…Sierra, Sierra. Yo se lo que es estar enamorada. Por que yo también lo estoy……de tí, sierra todo eso que cody no quiere de ti. yo lo quiero para mi. ❤
    "Cuando nos despedimos, ella me dejó su pañuelo impregnado con su perfume. Antes de la batalla la cogi y aspiré su fragancia, lo cual me dio valor para subirme sobre Owenides y entrar al campo de batalla. No pasaba una noche sin pensar en Leshownill" Sí, más LeSharold 😀
    "En ese instante se observaron, pero segundos después, vi una ligera turbación en Trentzenor." GwenxTrent Tamien 😀 4 EVER!!
    "¡Alto! ¡Que ninguna dispare!" Talvez fue Izzya qyuen dijo eso
    "-Eres todo un guerrero, grandote – reía Izzya y mi amigo se ruborizó."
    Mi no gustar owzzy
    "Si tan solo se hubieran unido a nosotros." Podria haber existido un NoVa en el fic.
    "Al no recordar su nombre, se puso varios: Kaleidospia, Explosivonia, Cerebrálida, hasta que halló el que le gustaba, Izzya." Más TD referencias.
    "y mas adelante, al aparecer Gwender (hija de la condesa Rakelz Riveriz)" y Yo que me jure JAMAS tener hijos o___o… Ok, con quien lo hize.
    "-Ahora, amado mio, – dijo abriendo las piernas – Usa tu verdadera espada para cubrir esta trinchera.
    Duncanz sonrio y lentamente comenzó a desabrocharse" QUE MIERDA FUE ESO. ESTO ES FIC MEDIEVAL, NO PORNOsotros.
    e.e. ESA NO ES COURTNEY, DEBE ESTAR PEDA O DROGADA. (ono)

    Bueno eso estodo, ya debo ir a dormir.
    Bye.

    Jajajaja amo las referencias a TD. Gwender es tu hija? En serio?!

    Saludos n_n

  2. No te enojes, no vale la pena, creo que todos los que estamos al pendiente del desarrollo de la serie ya conocemos tanto la política del cast en Canadá como la aparentemente cerrazón de Todd Kauffman, baste visitar su face para un botón de muestra, lo que queda es seguir esperando, al menos parte del equipo con el que tenía contacto sí confirmó la continuación de una quinta temporada; obviamente sin dar fecha de inicio claro está..seguimos en contacto por aquí…y gracias..

  3. Hi!
    Bueno, primero solo comentaré el post. Ya mañana en la noche leo el fic (elijo la noche porque es cuando funcina mas mejor tu imaginacion)

    Muy bien que Jesus Gonzales te haya ayudado con tu duda. Y a mi me dio una idea de como funcionarian las cosas, cuando Produsca una nueva Temporada de TD: Vidas Del Drama.
    Claro, que seria creado talvez en Mexico, u otro país de LA. Esto solo por decir “Si nosotros aprendemos ingles por uds., USTEDES APRENDAN ESPAÑOL ¬¬” Seria como, nosé, Si ellos doblaran al Chavo del 8 (antigua y clasica comedia mexicana).

    Bueno mañana dejo review del Fic, espero que nadie muera (o almenos no uno que me importe mucho =/ ) y que haya más LxH y GxT.
    Bye

    Todavia seguis con la idea de Vidas del Drama?

    La doblaran los mexicanos?

    Aguardo tu review n_n

  4. Amé este capítulo… El final si que deja con ganas de más XD… Pero es bueno ver como describiste el clima luego de la batalla… Y me pregunto lo de Macleantosh mmmmm….

    Genial capítulo 😀

    Ahaha creeme que esto se pone cada vez mejor n_n

  5. Que mal por Tylord! no me quiero imaginar cuando se entere Lindsayna /:

    Parece que el pacifista va a tener que entrar en batalla. Encerio?una espada legendaria.
    Tendrá la fuerza, pero se necesita también la valentía.

    Hablando de valentía, es curioso ,el Trent del fic me gusta mas que el Trent de Drama Total (LOL!) ,tiene mas determinación y es mas seguro de si mismo, todo acompañado por una actitud ganadora. Bien Hecho Arturo 😉

    Un poco de LXH por aquí, otro por alla. Lindo.

    Oooh, tencion entre los secuaces de Mccleantosh. I Like It!

    ¿Como supo Duncanz que Trentzenor seguía vivo?

    Al principio creí que la mujer que mandaba a las amazonas, era Heather.
    Eva!,digo, Eyva!
    Otro cameo de Izzya!!! 😀

    Que buena historia la de Courtneysand!
    Es una manipuladora innata
    Uh, a Lindsayna no le gustó nada.

    “-Eres mala y no te quiero más aquí. Hablaré con mi padre para que te eche de la isla también.”

    Me hizo acordar el desafío de las bicicletas, en Isla del drama, cuando le dijo sus “verdades” a Heather.(ella es mala ,pero como muy mala xD)

    “¿Quién la llamaba? Y esa voz. Esa voz le era familiar. La había oído antes. La seguía llamando y entró…”

    Oh dios!, esos puntos suspensivos me dan a entender que la historia continuará.
    Courtneysand con una “luz distinta” Ja! esa no me la creo , alguien esta detras de esto, tal vez una hechicera ,alguien que todavía no apareció?.
    Demonios, esto me carcomerá la cabeza hasta el prox. lunes /:

    Luck,una pregunta el fic es semanal (osea todos los lunes)? o el posteo es irregular?

    Te felicito Arturo ,desde Mr Coconut’s Chronicles (muy bueno,por cierto) , que mi mente jugaba tanto como con tu fic.

    • ¡Saludos Luxxesita!

      Me alegro que te guste este fan fiction. El fic es semanal, pero no tiene un día fijo, así que en ese sentido el posteo es irregular.

      Gracias por todas tus observaciones y por tu comentario!

      Hasta la próxima!

  6. Muy buen capítulo, lo único malo fue lo de Tylord 😦 ese me caía bien jeje y Luck, deja que DiJoy traiga la espadas (levanto una bandera de Team DJ XD). Quiero que salga más Izzy!! 😀
    Por cierto, gracias por la mención en el post 🙂
    Lamento lo del vandalismo, se podría bloquear la página sólo para usuarios registrados, y así te ahorrarías la molestia de estar borrando el vandalismo.
    Y que amable Jesús Hernández al contestarte, su explicación fue todavía más extensa 🙂 imagino que ahora entiendes mejor el proceso de doblaje
    Saludos hasta Argentina

    ¡Siii! El buen Jesús fue muy amable con mi duda existencial 😛
    ¿Es necesario bloquear la página? A mi a veces me saca de quicio, pero en última instancia sólo tengo que hacer click en “deshacer” para que todo vuelva a la normalidad xD
    Saludos hasta Mexico

    PD: ¿Banderas del Team DJ? ¿Esas cosas EXISTEN? *se trauma*

    • Pues si el vandalismo continua (al parecer, estas semanas no ha habido) puedes pedir que sea bloqueada.
      Sí Luck, existen banderas team DJ XD por lo menos, a mí me agrada el personaje porque me hace reír, y adoro a su actor en inglés Clé Bennett. También a sus actores de doblaje 🙂

      A veces necesito releer la entrevista a Jesus Nunes para encariñarme con el personaje xD, como me paso con Lileana Chacon y Aura Caamaño xD
      Ojala nunca tengamos que bloquear esa pagina de la Wikia
      Saludos

      • La verdad, caen mejor los actores que los personajes (hablo de Leshawna XD me caen mejor sus actrices en inglés y español) igual Aura cae mejor que Sierra. Y de Jesús Nunes que decir, el tipo es agradable 🙂
        Pues esperemos y la página de la cuarta temporada siga como ha estado estos días.

        Jajajaj me saca de quicio tener que corregir esos detalles!!!

Y vos... ¿Qué tenés para decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s